Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medio Ambiente descarta modificar los deslindes tras las consecuencias de lo temporales de este invierno

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha defendido la reforma de la Ley de Costas, actualmente en tramitación, y ha señalado que, a pesar de las consecuencias registradas tras los temporales de este invierno, no se plantea modificar los límites marítimo-terrestres de las costas españolas. En este sentido, ha indicado que el texto nuevo "incorpora regulaciones específicas para afrontar con garantías la lucha contra los efectos del clima en el litoral".
Durante su intervención en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático en el Senado, Ramos ha sido preguntado por el senador socialista Miguel Fidalgo acerca de la posibilidad de que la nueva ley permita aumentar las distancias de protección en las zonas que se habían visto afectadas por el mal tiempo.
"Ustedes nunca aumentaron la distancia de protección de la ley de costas del 88 que son las que mantenemos y creemos que son adecuadas porque en nuestro país las poblaciones tradicionalmente siempre se han situadas cerca de la costa. Es una realidad", ha señalado el secretario de Estado.
Del mismo modo, ha recordado a Fidalgo que con la nueva norma "se fija el límite hasta donde alcanzan las olas en los mayores temporales conocidos" considerando "las variaciones del nivel del mar debido a las mareas y al olejae y que dicho limite deberá alcanzarse un mínimo de 5 veces en 5 años".
"Con la legislacion anterior había gran confusion", ha apuntado Ramos, quien ha añadido que con la reforma se podrá "estudiar caso por caso aquellos supuestos en los que se pueda proceder un nueva delimitación". A su juicio, se trata de "saber gestionar" los litorales y compatibilizar su situación "con el medio ambiente".
LAS REPARACIONES EN LA COSTA, ANTES DE JUNIO
Durante su intervención, Ramos ha repasado las cantidades que ha invertido el departamento que dirige Miguel Arias Cañete en la solución de los daños que los temporales han provocado en "las costas entre la provincia de Guipúzcoa hasta la de Pontevedra", así como el dominio público hidráulico de diversas zonas de Galicia y de Castilla y León.
Así, ha indicado que, de la partida aprobada en febrero en Consejo de Ministros de 43,7 millones de euros, 34,9 millones están destinados al llamado Plan Litoral, que tiene como objetivo reparar los daños sufridos en las costas y que incluye trabajos como reposición de arena en las playas o reconstrucción de paseos y zonas limítrofes con el litoral. En este sentido, ha apuntado que se han realizado estudios para que las nuevas reparaciones ayuden también a prevenir futuras situaciones ante un nuevo temporal.
Del mismo modo, 12,8 millones de euros están destinados a reparaciones en materia aguas: de infraestructuras, para la limpieza cauces y en trabajos para prevenir futuras averías.
Ha desglosado, asimismo, el importe destinado a las obras del Plan Litoral por Comunidades Autónomas, que se reparte entre Cantabria (3.056.865 euros); Asturias (3.345.650 euros); Galicia (6.294.000 euros) y País Vasco (18.747.213 euros). Por su parte, el importe destinado a actuaciones en el dominio público hidráulico se distribuye entre Galicia (2.440.000 euros) y Castilla y León, en concreto en la provincia de León, (5.980.000 euros).
Ramos ha explicado que la mayoría de los trabajos "están finalizados" y que, aquellos que aún están en marcha, está "previsto que terminen antes del mes de junio" con el fin de que estén a disposición del uso público "con la temporada de verano", que ha considerado "de gran importancia para el turismo del país". Por su parte, las reparaciones relacionadas con el agua, estarán terminadas "antes de que termine el año".
Finalmente, el secretario de Estado ha defendido la "rapidez" con la que se atendió a los afectados y recordó que los temporales terminaron el 2 de febrero y Cañete visitó los lugares afectados en el País Vasco el 3 de febrero, mientras que el 21 de ese mismo mes ya se había aprobado el Real Decreto Ley de medidas, inversiones, subvenciones, beneficios fiscales y otras ayudas. "Se podía haber hecho en el mismo tiempo, pero no más rápido", ha concluido Ramos.