Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Méndez de Vigo aboga por un pacto educativo "con objetivos determinados" y de "acuerdo compartido"

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha abogado por un pacto educativo "con objetivos determinados" y de "acuerdo compartido". "No hay que buscar un pacto porque sí, el pacto no es un fin en sí mismo, sino un pacto con objetivos determinados".
Así lo ha afirmado este martes 8 de marzo durante la apertura de la XXX Semana de la Educación, organizada por la Fundación Santillana, que tiene lugar hasta este jueves 10 de marzo en Madrid, bajo el título 'Nuevos retos, pactos e iniciativas para mejorar la educación'.
En este sentido, el ministro ha defendido que "en el ámbito educativo es necesario contar con todos los grupos, sectores y organizaciones educativas, aunque existan diferencias, ya que su tarea como ministro es "aprender de esas diferencias, interpretarlas e incorporarlas a una visión más amplia en la que primen los intereses comunes".
Para ello, considera que es necesario "escuchar, dialogar y contar con los principales actores del sistema educativo" que, a su juicio, está constituido por los padres, quienes son los "primeros responsables" de la educación de sus hijos; los docentes, sobre quienes "descansa" la calidad de la educación y hacia los que hay que respetar las "3A: autoridad, autonomía y afecto social"; y en último lugar, los alumnos, para quienes la educación se conforma como una "oportunidad de igualdad
"LA LOMCE CARECE DE ESA GLOBALIDAD"
Para el ministro, el pacto debe implicar "que cada nuevo gobierno no deshaga lo que ha hecho anteriormente el gobierno anterior". En segundo lugar, ha reclamado que este pacto nacional tenga una "vocación de globalidad" para "alejar a la educación de polémicas de corto alcance, como por ejemplo, el eslogan 'LOMCE Sí, LOMCE No". "La LOMCE es una modificación de la ley anterior y carece de esa vocación de globalidad", ha manifestado.
Según Méndez de Vigo, el objetivo de este pacto debe estar "asentado sobre premisas, de cuya bondad debe haber un acuerdo compartido". Por eso, ha detallado cuáles han de ser las premisas del pacto, detallado en diez puntos. En primer lugar, ha pedido que la educación sea "de calidad", pues "la mejor forma de incrementar la riqueza de una sociedad" es invertir en la educación.
El segundo punto es el profesorado, "principal activo" de la educación y "clave a la hora de aportar valor añadido" a esta; la "importancia de la competencia lingüística", que es "indispensable en un mundo globalizado" y también es un instrumento "integrador" de la sociedad; la formación "fundamental" en tecnologías de información; la "enseñanza inclusiva"; la convivencia; la autonomía de los centros educativos para que se adapten a las familias; el derecho de elección de centros y modelos educativos; la transparencia como "instrumento necesario para mejorar en el ámbito internacional y nacional"; y la FP "de prestigio", para potenciar la empleabilidad de alumnos.
UNIVERSIDAD
El ministro también ha dedicado unas palabras a la universidad, "motor de cambio en la España de la democracia", que también ha de "actualizarse y modernizarse". Así, ha dicho que nadie debe "abandonar los estudios por razones económicas" y que la educación universitaria también ha de ser de calidad.
Igualmente, ha pedido que se mantengan las becas como "derecho del estudiante" y ha afirmado que se han de reforzar los esfuerzos presupuestarios en la materia; simplificar el sistema de tasas, igualando las de máster y grado; mantener la movilidad de estudiantes; y flexibilizar los estudios para facilitar su adaptación a las necesidades de la sociedad.
También ha comentado que hay que ocuparse de los docentes investigadores y que hay que poner en marcha el diseño de medidas y el programa para la tracción de profesorado excedente.
Asimismo, ha señalado que se debe acordar una serie de criterios "transparentes" y "estables" en materia de inversión en las universidades, que además de provenir de administraciones públicas, permita la cofinanciación del sector privado mediante el patrocinio y el mecenazgo.