Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moisés ingresó "más de 40 veces en la UCI"

Moisés, el niño obeso, está a la espera de un examen médico para conocer su futuro inmediato. El martes fue entregado a la Xunta que deberá determinar si regresa con sus abuelos o pasa el día en un centro de menores y duerme en casa. El abogado de los padres, conforme con la actitud del Gobierno gallego, ha aclarado que aún es pronto para hablar de un ingreso definitivo en un centro. Sin embargo, el delegado territorial de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, ha revelado hoy el "problema médico" de Moisés va más allá de un simple sobrepreso. El niño de diez años ha ingresado "más de cuarenta veces" en la UCI.
Moisés ya está bajo tutela de la Xunta. Tras una reunión el martes, entre la familia y las autoridades, se ha decidido que el niño sea sometido a pruebas médicas para determinar qué hacer con él. Se barajan dos posibilidades, que regrese a casa de sus abuelos y siga una estricta dieta o que pase el día en un centro de menores y duerma cada noche con la familia. 
El abogado de los padres, José Manuel Rodríguez Díaz, está "totalmente de acuerdo" con la Consellería, aunque ha puntualizado que cualquier cosa en torno a su ingreso definitivo en el centro de menores de A Carballeira "sería una imprudencia".
Rogelio Martínez ha revelado Moisés ha ingresado "más de cuarenta veces" en la UCI y ha explicado que la administración ha decidido asumir su tutela porque se trata de "un problema médico" más allá de simple sobrepeso.
Ha indicado que el menor permanecerá "en observación" durante los próximos días en el Complejo Hospitalario de Ourense. "Le hemos hecho llegar a la familia que la Xunta, lo único que pretende es la mejoría del estado de salud del niño. Estaba enfermo y lo que queremos es que se cure y pueda devolverse a la familia en el menor plazo posible", eso sí, siempre que no entrañe "ningún riesgo" para su salud.
Tras una primera valoración, el delegado ha afirmado que, "aparentemente, el niño está mejor que hace unos meses", si bien asegura que no se tomará ninguna decisión hasta que los técnicos de Menores "emitan su informe".
Su ingreso en un centro tutelado dependerá de su estado de salud, así como de "los avances que haya experimentado a lo largo de este tiempo". El objetivo es "devolverlo cuanto antes a su hábitat natural, ir al colegio con niños de su edad".
Moisés fue ocultado por sus padres porque se negaban a entregar su tutela a la Xunta. Las autoridades sanitarias consideran que los 83 kilos que pesa son demasiados para un niño de 10 años. Ahora su familia asegura que ha perdido 13 kilos.
Sobre los padres pesan hasta el momento dos imputaciones judiciales por un delito de desobediencia, al no acatar las órdenes del juez, además de otro de abandono, relativo a la situación prolongada de ausencia en su centro escolar ya que desde 2008, fuentes de la Fiscalía han tenido constancia de que el menor no había asistido habitualmente a clase.