Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Monasterio de Caaveiro está "en buen estado" pese al incendio que afecta a las Fragas do Eume (A Coruña)

El monumento fue fundado, según la tradición, como benedictino en el siglo X aunque su primera prueba documental data de 200 años después
El monasterio de Caaveiro, que se ubica en el municipio coruñés de A Capela y que es propiedad de la Diputación de A Coruña, "no ha sufrido daño alguno" como consecuencia del incendio que se inició este sábado en el parque natural de las Fragas do Eume.
Según han informado fuentes del ente provincial en un comunicado, miembros del servicio de Patrimonio de la Diputación Provincial han acudido en la mañana de este domingo a este monumento y confirmaron que se encuentra "en perfecto estado".
Además, está "permanentemente vigilado por dos camiones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME)", que continuarán en la zona hasta que el fuego esté completamente controlado.
El presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo, acudió al lugar del fuego el sábado y este domingo, cuando acompañó también al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a los conselleiros de Medio Ambiente y de Medio Rural, Agustín Hernández y Rosa Quintana, respectivamente.
MONASTERIO
La tradición señala que este monumento fue fundado como monasterio benedictino por San Rosendo en el año 936, aunque ya existía con anterioridad, y que en el año 1135 fue refundado por Alfonso VII y su esposa, doña Berenguela. En todo caso, según explica la referencia de este monasterio en la información web del ayuntamiento, es preciso llegar al 8 de abril de 1154 para encontrar una referencia fiable, en forma de documento papal.
La iglesia actual es románica y en el exterior resulta muy relevante su situación sobre un promontorio, con un gran atrio de entrada de forma alargada.
Completan el conjunto los restos de varios edificios dentro del recinto, como la sacristía y las dependencias conocidas como Casa de Quintás. También se conserva otro edificio, fuera del recinto, situado antes del atrio.