Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de Morate recurre el testimonio de los policías a los que supuestamente confesó el doble crimen de Cuenca

La defensa de Sergio Morate, único acusado por el doble crimen de Cuenca del pasado verano, ha solicitado la nulidad de la prueba testifical practicada por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Cuenca a tres de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que participan en la instrucción de la causa y que le acompañaron en el traslado de Madrid a Cuenca, trayecto durante el cual, supuestamente, les habría confesado el asesinato de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, causa por la que permanece en prisión comunicada y sin fianza en la cárcel Madrid VII de Estremera.
Esta solicitud de nulidad fue rechazada en principio y posteriormente recurrida, no habiéndose admitido dicho recurso. Esa no admisión también fue recurrida por la defensa, pero esta vez ha sido admitida, por lo que esta acción continúa su curso legal.
Fuentes cercanas al caso han confirmado a Europa Press que la defensa habría solicitado al instructor la nulidad porque, además, esas supuestas declaraciones no son ciertas y no las comentó de forma voluntaria.
Las mencionadas fuentes han agregado que los agentes le hicieron una serie de preguntas "que no debían haberle hecho" y él no contestó "nada".
Tal y como añaden, sorprende que si Morate no declaró en Rumanía ni tampoco a su llegada a los juzgados de Cuenca, donde tenía "ciertas garantías", es "poco creíble" que en el aeropuerto hiciera tales afirmaciones, que son "plenamente coincidentes con los informes policiales existentes hasta ese momento".
"Curiosamente", han abundado, "dice solo lo que ellos creen que saben para dar validez a lo que ellos han hecho y ponen en su boca esas palabras" pero "no hablan nada de lo que nada se sabe sobre lo que verdaderamente pudo pasar en la casa de Ars Natura".
Asimismo, consideran "extraña" la presencia de los instructores en dicho traslado, porque, si hubiera existido la intención de practicar alguna actuación, previamente "deberían haberle leído sus derechos y encontrarse presente un abogado, así como recogerse en algún tipo de diligencia en el expediente policial".
Si no existe esa intención, han defendido, "su presencia sobra", argumentando que el traslado desde Rumanía al juzgado de Cuenca se llevó a efecto por personal "especializado y autorizado", con lo cual, insisten, dicha presencia "no se entiende", máxime cuando dicha actuación se conoce "cuatro meses después a solicitud del instructor y como prueba testifical".
En el transcurso de este periodo de recursos la defensa entiende, además, que la exagerada mediatización del caso puede afectar a la indefensión del encausado.