Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de Mossos en Barcelona cierra filas con los agentes involucrados en reducciones policiales con muerte posterior

El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra en la Región Policial Metropolitana de Barcelona, Joan Carles Molinero, ha defendido a los agentes de las comisarías de Ciutat Vella y de Sarrià, en las que se han producido dos muertes durante reducciones policiales, en el caso del Raval con 10 imputados, y ha pedido confianza en el trabajo del cuerpo policial.
En su discurso en el Dia de les Esquadres, Molinero ha destacado que los Mossos actúan bien en los diez distritos de la ciudad, "y también lo hacen bien, no lo duden, en Sarrià y Ciutat Vella".
Ha lamentado que desde que estalló la polémica por el caso del empresario del Raval Juan Andrés Benítez, que murió tras ser reducido en la calle Aurora, un caso en el que hay 10 agentes imputados judicialmente, se ha vivido "una presión mediática excepcional".
Ha destacado la frase que muchos policías llevan desde entonces en su uniforme: "Nadie nos dijo que fuera fácil, por eso estamos aquí", que nació en Ciutat Vella, pero la inmensa mayoría de mossos ha hecho suya, según ha destacado, no solo por solidaridad sino porque están convencidos de que es así.
"Porque un día nos hicimos policías de nuestro país para dar lo mejor de nosotros", ha resaltado el comisario, que ha pedido a la ciudadanía que siga confiando en el cuerpo policial, que un día decidió lucir el uniforme para hacer una sociedad más justa y libre.
"Continúen confiando porque las dificultades no nos hacen desistir de nuestra responsabilidad sino que nos dan coraje", ha insistido.
Ha destacado que en el primer trimestre de 2014 se han reducido un 1,85% los hechos delictivos, aunque ha dicho que no se debe caer en el conformismo y la autocomplacencia.
El primer teniente de alcalde y alcalde accidental, Joaquim Forn, ha reafirmado "el apoyo del alcalde y la ciudadanía por el trabajo de los Mossos en la capital de Catalunya", y se ha mostrado satisfecho de la cooperación con Guardia Urbana.
Ha destacado que la seguridad es una "prioridad de primer nivel" para el consistorio y ha destacado que en cuatro años han caído un 15% los hechos delictivos, un 5,2% en 2013.
Ha admitido que actualmente la ciudad vive "un momento complejo y delicado por la crisis económica" por lo que ha apostado por atender más y mejor las necesidades de las personas, especialmente las más vulnerables, y trabajar con insistencia ara tener un espacio público más ordenado.
En el acto, presidido por el conseller de Interior, Ramon Espadaler, con la presencia del director de los Mossos, Manel Prat, y su comisario jefe, Josep Lluís Trapero, así como la fiscal de Barcelona, Ana Magaldi, entre otras autoridades y mandos policiales, se han entregado 213 felicitaciones y distinciones de las 445 concedidas en total.