Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un niño de tres años al colgarse accidentalmente con una corbata

Un niño de tres años ha muerto colgado al saltar de una cama elástica y engancharse con la corbata que se había puesto para "jugar a papá". Corey Oakes le había pedido la corbata de su padrastro a su madre, se la ponía, cogía revistas y fingía que iba a trabajar.
El pequeño fue encontrado suspendido en la cama elástica del jardín con una corbata alrededor del cuello mientras que el otro extremo estaba atrapado en la estructura de acero, explica Dailymail.com.
El accidente se produjo cuando su madre Amanda entró un momento en la casa para coger la colada. La madre luchó por liberar a su hijo y trató de revivir al pequeño hasta que los paramédicos llegaron a la casa. Pero el niño no pudo salvarse y fue declarado muerto en el Hospital de Birmingham.
La muerte fue el resultado de una terrible conjunción de circunstancias en el que la corbata de Stuart Oakes jugó un desgraciado papel. La patóloga determinó que la causa del fallecimiento fue asfixia causada por comprensión del cuello. La forense señaló que la muerte fue accidental y describió el destino del niño como "trágico".
Según un experto forense, los tests realizados a las corbatas muestran que se rompen rápidamente en casos como éste. Pero la que se probó Corey era inusualmente resistente. Al parecer las copias realizadas en China suelen tener esta característica, explica el forense. 
Sollozando mientras declaraba, Amanda indicó que Corey había estado ayudándola en las tareas domésticas en la mañana del 13 de julio y que ella le había puesto en la cama elástica para jugar, mientras ella cogía la colada de la casa. Cuando regresó, vio a su hijo suspendido del marco de la cama elástica.
"Sabía que algo iba mal en cuento le descubrí. Estaba colgando allí. Corrí a por unas tijeras y corté la corbata para liberarle de la cama elástica. Hizo un ruido nasal y tenía burbujas alrededor de la boca y sangre en un lado de la nariz", explica Amanda Oakes. Intentó aplicarle lo que había aprendido en un cursillo de primeros auxilios antes de que llegaran los paramédicos.