Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere ahogado un barranquista en la Sierra de Guara en el Pirineo oscense

Un barranquista francés, de 56 años, ha muerto ahogado en la zona de descenso del barranco del río Vero, situado en la Sierra de Guara del Pirineo oscense, según ha informado la Guardia Civil.
El aviso se ha recibido sobre las 17.20 horas de este viernes, día 6, alertando de que un ciudadano francés que estaba realizando el citado descenso se había quedado bloqueado en una poza.
Hasta el lugar de los hechos se desplaza la unidad aérea y el equipo de montaña de la Guardia Civil de Huesca y un médico del 061. Mediante un ciclo de grúa se deposita a los especialistas y localizan la poza donde dicen que se encuentra el barranquista. Ante la dificultad para acceder a la zona en la que estaba se activa al Grupo de Actividades Subacuáticas de la Zona de Aragón (GEAS).
Una vez en el lugar, uno de los buzos se adentra en la poza de unos cinco metros de diámetro, con una botella de 5 litros de aire e intenta divisar el cuerpo del barranquista, debido a la fuerza con la que golpeaba el agua se había formado una lavadora que arrastraba hacía dentro al buzo, así que evitando el sifón de agua se desliza hacía el fondo y desde allí intenta divisar a su alrededor.
Al no ver nada, el especialista decide introducirse justo en el lugar donde cae el agua y dejarse arrastrar por la corriente, momento en el que encuentra al barranquista. Intenta sacarlo del agua pero tiene una pierna atrapada en un tronco que había cruzado en el lugar, por lo que tiene que liberarle.
Una vez han conseguido sacar el cuerpo el médico únicamente ha podido certificar el fallecimiento, tras colocar el cadáver en una camilla ha sido evacuada mediante un ciclo de grúa al helicóptero de la Unidad Aérea y se ha trasladado el cuerpo al Hospital San Jorge y, después, en coche fúnebre al Hospital Provincial.
El rescate se ha visto dificultado por las condiciones reinantes en la zona con fuerte viento, lo que hace que los ciclos de grúa con el helicóptero sean más arriesgados y poco después han empeorado debido a la lluvia.