Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere por un disparo de un guardia civil durante una persecución en Madrid

Un coche patrulla de la Guardia Civil. EFE/Archivotelecinco.es
Un hombre de 38 años y nacionalidad española murió esta madrugada tras recibir en Villamanta (Madrid) un disparo de un guardia civil, quien vio cómo intentaba atropellar a un compañero durante una huida que había comenzado en la provincia de Ávila.
Según ha informado un portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, el suceso ocurrió sobre la una de la pasada madrugada en Villamanta, localidad del suroeste de Madrid cercana a Navas del Rey y Navalcarnero, donde un agente disparó al conductor de un vehículo que se había dado a la fuga en dos controles, hiriendo a dos agentes, y se disponía a atropellar a su compañero.
La huida había comenzado sobre las 00.30 horas en la localidad abulense de Sotillo de la Adrada, cercana al límite con Madrid, en la que una patrulla de la Guardia Civil dio el alto al conductor de un vehículo que, en lugar de identificarse, intentó atropellar a los agentes y huyó.
Poco después, unos ciudadanos comunicaron a la Guardia Civil que acababan de ser sacados de la carretera M-501, que une Sotillo de la Adrada con Navas del Rey, por un coche Renault Laguna, por lo que el instituto armado puso en marcha un dispositivo para darle alcance, comunicando la situación a todos los agentes de la zona.
Una patrulla de Navas del Rey vio el vehículo y le dio el alto, pero el conductor hizo caso omiso y comenzó una persecución en la que el huido sacó de la carretera al coche de la Guardia Civil, que sufrió un accidente en el que el vehículo policial quedó siniestro total y dos agentes resultaron heridos, aunque no de gravedad.
El sospechoso continuó su huida por la M-507 hasta Villamanta, donde dos patrullas de la Guardia Civil habían cortado la carretera, por lo que el sospechoso paró y dio marcha atrás, pero tuvo que detenerse porque le seguía otra patrulla, que le dio el alto.
Al verse acorralado, el conductor intentó atropellar a uno de los dos agentes de esta última patrulla, dando marcha atrás para aprisionarle entre su vehículo y el coche policial, mientras el otro agente rompía el cristal de la ventanilla del huido para detenerle, rompiéndose una mano.
Cuando este guardia civil vio que el sospechoso volvía a dar marcha atrás para aplastar a su compañero entre los dos coches efectuó varios disparos, alguno de los cuales le alcanzó y le causó la muerte poco después.
El fallecido, del que no se ha facilitado la identidad, es vecino de la localidad cercana de Cadalso de los Vidrios y cuenta con varios antecedentes por conducción temeraria, consumo de drogas y usurpación de identidad, así como con una requisitoria judicial, según ha precisado la Comandancia.
El pasado 1 de febrero este hombre se saltó otro control de la Guardia Civil e intentó atropellar a los agentes que le dieron el alto, y ayer mismo a las 19.30, cinco horas antes del suceso de Villamanta, hizo lo mismo en Cadalso de los Vidrios, donde fue detenido por conducción temeraria, pero quedó en libertad con cargos.