Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un paracaidista británico en un salto en el aeródromo de Ocaña

Vista del aeródromo de Ocaña donde hoy ha fallecido un paracaidista británico, R.T., de 36 años, durante un salto. El suceso ha ocurrido poco después de las dos de la tarde por causas que están siendo investigadas. EFEtelecinco.es
Un paracaidista británico ha fallecido esta tarde durante un salto en el aeródromo de Ocaña (Toledo), según han informado a Efe fuentes de la Policía Local de la localidad y ha confirmado la Delegación del Gobierno en la comunidad.
El suceso ha ocurrido poco después de las dos de la tarde por causas que están siendo investigadas y ha costado la vida a R.T., de 36 años de edad.
Tanto la Guardia Civil como la empresa Aerolibre, que gestiona los saltos en la escuela de Ocaña, tratan de averiguar por qué se ha producido el accidente, aunque fuentes de la compañía han asegurado a Efe que los sistemas de paracaídas no han fallado.
Estas mismas fuentes han indicado que el fallecido se encontraba realizando un curso de siete saltos en el aeródromo toledano y que el accidente se ha producido en "el quinto o en el sexto".
La versión de la empresa no coincide con la ofrecida a Efe por el alcalde de Ocaña, José Carlos Martínez Osteso, que ha indicado que la Policía Local de la localidad ha comprobado al llegar al lugar de los hechos que los paracaídas no se han abierto.
Según las informaciones que la Policía Local ha transmitido al regidor, el paracaidista "ha caído a plomo" a unos 300 metros de la pista en la que despegó el avión desde el que saltó.
Hasta el lugar del suceso se han trasladado, además de la Policía Local de Ocaña, efectivos de la Guardia Civil y una UVI.
Hace menos de un año, el 6 de agosto de 2008, otro ciudadano británico, identificado como A.B., de 39 años de edad, murió en otro salto de paracaidismo en el mismo aeródromo.