Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Naiara fue torturada en varias estancias de la casa según la reconstrucción de la Guardia Civil

Naiara estuvo dos días castigada antes de morir y según la reconstrucción que ha hecho la Guardia Civil el asesino confeso la golpeó por toda la casa. Es lo que ha deducido de la inspección ocular en la vivienda. Mariela Alejandra Benítez, la madre de la pequeña,  no entiende lo ocurrido.  No tiene explicación a tanta violencia  pero la investigación trata de aclarar quién podría haber evitado el crimen, incluido su padrastro que la dejó en manos del asesino. Mariela asegura que tenía una relación estupenda con Naiara porque la crió desde los tres años. La niña le llamaba papá y les pidió cambiar sus apellidos para tener los mismos que sus hermanastras.  Cuando habla de una rotura de tibia que tenía la pequeña, mal soldada,  dice que pudo ser un atropello al que no dieron importancia. Efectivamente la Guardia Civil no ha encontrado ningún parte médico de esa lesión. Y siguen buscando por si la niña sufrió malos tratos. Mariela lo niega. Dice que en su casa nadie le puso un dedo encima a la menor y aprovecha para explicar que sufrió acoso en el colegio. Los niños la insultaban, asegura la madre, y la niña no quería ir al colegio. Mariela cuenta que habló con el director y llegó a llamar a la policía, aunque no actuaron. En cualquier caso la investigación no se centra en el acoso que sufrió o no en el colegio. Como ya avanzó Informativos Telecinco la Fiscalía investiga el entorno familiar y ha tomado declaración a los padres de Naiara, a la abuela y a las primas que estaban en casa cuando fue asesinada. De hecho tras su declaración la fiscalía ordenó a Servicios Sociales que le retiraran a Nieves, la abuela, la tutela de sus dos nietas. La guardia civil analizará los mensajes que intercambió Mariela con el padre biológico de Naiara  y que según él  demuestran  que sabía que su hija  era acosada por el asesino como declararon las primas. La madre de Naiara inexplicablemente dice que eso no es verdad, no hubo ningún incidente hace meses con el asesino, no le dijo a la niña que no era de su sangre y demostrará que los mensajes que han enseñado el padre de Naiara son falsos. Asegura que el tío de la pequeña y asesino, la trataba igual que a las otras dos niñas y no hacía diferencias.