Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Narbona (CSN) pide parar la decisión de reapertura hasta debatir implicaciones de un reactor de 60 años

La consejera del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y exministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha pedido, en el seno del organismo regulador, que se paralice cualquier decisión sobre la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, hasta que se analicen y difundan a la opinión pública las implicaciones de autorizar hasta los 60 años el funcionamiento de un reactor nuclear.
La consejera, a propuesta del PSOE, ha emitido un voto particular a la decisión adoptada la semana pasada por mayoría en el pleno del Consejo, que apreció favorablemente varias actuaciones en el marco del proceso de evaluación de la renovación de la licencia de la central, solicitada por el titular, hasta 2031.
El pleno del CSN está compuesto por cinco miembros, el presidente, Fernando Martí (a propuesta del PP) y los consejeros Javier Dies Llovera y Fernando Castelló (a propuesta del PP) y las consejeras Cristina Narbona y Rosario Velasco (a propuesta del PSOE).
Narbona ha votado en contra de varias decisiones del pleno en relación a la renovación de licencia de la central desde que se presentó y ha emitido diversos votos particulares. Sin embargo, en este caso, aclara que sí voto a favor la semana pasada de la decisión del pleno del CSN de ampliar las condiciones del edificio de almacenamiento de material usado al tratarse de una instalación en todo caso necesaria para el desmantelamiento de la central.
"Dado que no hay ningún plazo, ni legal ni técnico, que obligue al CSN a emitir su informe preceptivo en un tiempo determinado, por estar parada la central desde hace más de tres años, el Consejo debería posponer los asuntos para la toma de decisión sobre Garoña", señala.
ANTE EL PLENO Y LA OPINIÓN PÚBLICA
Concretamente, en el voto particular, al que ha tenido acceso Europa Press, reclama que antes sea debatidas y explicadas, tanto en el pleno como ante la opinión pública, las implicaciones técnicas y jurídicas y las mejoras que en materia de seguridad nuclear y radiológica se estarían introduciendo derivadas de autorizar a un reactor nuclear a llegar a los 60 años de explotación comercial y con una renovación de más de diez años de duración.
No es una petición nueva de la consejera, como recuerda en su escrito Narbona, que apunta también su coincidencia con lo manifestado por el consejero Fernando Castelló (propuesto por el PP) en su voto particular emitido en noviembre de 2014 en el que afirmaba que dicho debate "debería haberlo hecho (el pleno) como cuestión previa cuando se tuvo conocimiento de la petición por parte del Ministerio de Industria Turismo y Comercio".
MEJORAS PARA CARGA DE COMBUSTIBLE
En segundo lugar, la consejera plantea que debe aplazarse la decisión sobre Garoña hasta que no estén concluidas todas las mejoras técnicas que permitan a Nuclenor (titular de la central) cargar el combustible nuclear que, "es precisamente para lo que habilita una autorización de explotación".
En todo caso, apunta que, en caso de que se llevara a cabo el debate requerido en primer lugar, si para implantar algunas de las modificaciones requeridas por el CSN para la hipotética carga del combustible, hiciera falta alguna aprobación puntual por tener que intervenir en los sistemas de seguridad disponibles en la actual situación de cese de explotación, Narbona entendería justficiada la elevación a pleno de un informe concreto sobre este asunto. "Si no fuera así, esta consejera considera que el pleno no debe proseguir con esta inédita forma de evaluar la solicitud de renovación de explotación", advierte.
Narbona especifica que no está introduciendo "elementos políticos" en la tramitación de la solicitud presentada por Nuclenor ante el Ministerio y remitida al CSN. "Todos y cada uno de los argumentos que contempla este voto particular se refieren a la calidad de los procedimientos que garantizan la máxima seguridad nuclear y protección radiológica", añade.
SOLICITUD HASTA 2031
El titular de Garoña, Nuclenor, pidió al Ministerio autorización para volver a operar hasta marzo de 2031, es decir, hasta que el reactor llegue a los 60 años de operación. Esta circunstancia es inédita en España, de modo que supondría rebasar los 40 años de actividad en un reactor, como ha ocurrido hasta ahora con las centrales nucleares de José Cabrera (Zorita) y Garoña, que se encuentra en situación de cese de explotación desde 2013.
El Ministerio solicitó al CSN que informara sobre esta solicitud y el regulador atómico ha informado de que está previsto que la remisión de ese informe al Ministerio "se produzca durante el segundo semestre del presente año".