Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Norrie May-Welby no está loca, lo loco es que solo existan dos sexos"

Norrie May-Welby no se identifica con los géneros convencionales. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
El caso de Norrie May-Welby, la primera persona a la que le han reconocido la identidad 'neutra', ha levantado curiosidad y polémica. Informativos Telecinco ha conversado con Cristina Garaizábal, experta en Terapias de género, que critica "la rígida división de los sexos" en hombres y mujeres. En opinión de esta psicóloga, a pesar de que la sociedad vea a los andróginos como "algo estrambótico", han existido toda la vida y no son personas enfermas, ni están locas. "Lo loco es que solo existan dos sexos".
"Esta persona no es la loca, afirma Garaizábal sobre Norrie May-Welby, lo loco es que solo existan dos sexos, una barrera rígida, que no permite que nadie se quede en medio. En realidad, la identidad es una construcción social que predispone la parte biológica, pero que no determina y los niveles son muy variables en unas personas y en otras".
La transexualidad, sin embargo, sigue siendo un tema "inquietante" e inexplicable para muchas personas, pero para esta especialista, es la normalidad, porque todos los días están ante nuestros ojos, como una evidencia de que la actual división de hombre y mujer resulta estrecha.
El caso de la corredora surafricana Casper Semenya levantó una gran polvareda y reavivó la polémica del tercer sexo.
"Es inquietante porque todas las ideologías marcan esa dicotomía, vivimos en sociedades que siguen imaginando los géneros en hombre igual a masculinidad, mujer, femeneidad. Sin embargo, hay deportistas que marcan récords fuera de serie y demuestran lo discutible de que existan solo dos sexos".
El caso de Norrie May-Welby, en Nueva Gales del sur trae otra vez a la luz pública una cuestión que vive de forma subterránea en la sociedad y que muchas veces levanta el rechazo o la incomprensión general.
"Estas personas sufren, porque la sociedad se empeña en castigarlos, pero han existido toda la vida. Mucha gente no se sienten identificadas con los estereotipos los dos grupos tradicionales, con una categoría u otra,  como Norrie que no se identifica con ninguno de los dos extremos".
"Estas ideas están evolucionando, porque hasta hace muy poco los hombres no podían llorar y las mujeres no podían hacer determinados deportes u ocupar cargos de cierto tipo", explica Garaizábal. "Eso no suele llevar a un buen nivel mental".
Los psicólogos sabemos que las consultas están llenas de hombres que no saben manejar el aspecto emocional y de mujeres, que no pueden enfrentar el lado operativo y funcional de la vida".
La pregunta viene natural, porqué Norrie fue operada para ser mujer, qué criterios siguieron los médicos que la vieron y no percibieron que era de género neutro.
Esta experta, cree que "a veces, los propios conceptos médicos fuerzan a estas personas a definir su género dentro de la convención. Si no te sientes bien como hombre es que debes ser mujer, pero es cierto que quedarse en medio es muy difícil de llevar. La sociedad no lo favorece, considera que son una cosa estrambótica. pero, entre lo femenino y lo masculino hay un 'continum'".
Sobre si en España hay muchos Norrie May-Welby. La respuesta es cierta. "He visto en mi consulta un tanto por ciento considerable de personas así, pero en general tienen que optar por un sexo u otro, no tienen posibilidad de ser de sexo neutro. La sociedad te exige ser lo uno o lo otro".