Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OCU exige que España imponga el empaquetado genérico en las cajetillas de tabaco

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra este martes, la OCU ha exigido que se implemente el empaquetado genérico en las cajetillas de tabaco porque "está demostrado que influye en la reducción del consumo".
La organización de consumidores señala que "al prohibirse el uso de logotipos, colores, imágenes de marca o información promocional sobre el envase, las cajetillas dejan de ser soporte para la publicidad y promoción de las marcas de tabaco y aumenta la eficacia de las advertencias sanitarias que se deben incluir".
Australia fue el primer país que lo implementó en diciembre de 2012, pero ya son varios los países que han aprobado leyes similares, entre ellos, en el ámbito de la Unión Europea, Francia, Irlanda y Reino Unido han transpuesto ya la Directiva del "tabaco" a sus legislaciones nacionales.
España se ha adherido al Convenio Marco de Control del Tabaquismo de OMS que incluye tanto la promoción del empaquetado genérico como la necesidad de campañas regulares en los medios de comunicación que adviertan de los riesgos del tabaco para la salud, "pero por desgracia ha incumplido con su obligación de trasponer la Directiva europea sobre Tabaco", afirman.
Por tanto, reclama también que España "haga sus deberes y proceda", en aquellos aspectos en los que todavía no lo ha hecho, a la transposición de la Directiva europea sobre tabaco vigente desde mayo de 2014 y aplicable desde el pasado 20 de mayo de 2016.
La Directiva, cuyos avances en opinión de OCU "son un avance pero claramente insuficientes", prohíbe los cigarrillos y el tabaco de liar con aromas característicos y estandariza el tamaño y el contenido de los avisos de salud en las cajetillas de tabaco, obligando a que incluyan imágenes informativas sobre sus efectos nocivos y a que cubran el 65% de las caras frontal y trasera del envase, así como el 50% de las caras laterales.
OCU solicita a las autoridades sanitarias españolas que promuevan y adopten medidas "claras y contundentes" en la lucha contra el tabaquismo. "Si bien es cierto que el mejor conocimiento de los efectos nocivos del tabaco y las mejoras normativas de pasadas legislaturas están consiguiendo que, poco a poco, disminuya el número de fumadores activos, por desgracia el tabaco sigue ocasionando miles de muertes al año en España", añade.