Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS avisa de que cada año mueren unos 2,7 millones de niños al mes de nacer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de que cada año mueren unos 2,7 millones de niños al mes de nacer y ha informado de que el 45 por ciento de los fallecimientos de menores de 5 años se produce durante el periodo neonatal.
Las principales causas de muerte son el parto prematuro, las complicaciones relacionadas con el parto-nacimiento, la asfixia o las infecciones. Además, desde el final del período neonatal y en los primeros 5 años de vida, las principales causas son la neumonía, la diarrea y la malaria.
Ahora bien, y aunque la OMS ha reconocido que se han logrado avances "sustanciales" en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, dado que la tasa de mortalidad en menores de 5 años ha descendido de 91 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 1990, a 45 en 2015, el ritmo de este descenso es "insuficiente" para alcanzar la meta de reducir en dos tercios los niveles de mortalidad.
En concreto, dentro del primer mes, hasta la mitad de todas las muertes ocurren dentro de las primeras 24 horas de vida, y el 75 por ciento se producen en la primera semana. El 48 horas inmediatamente después del nacimiento es el periodo más crucial para la supervivencia del recién nacido.
En este sentido, la OMS ha recomendado que antes del nacimiento la madre asista a las consultas de atención prenatal, vacunarse contra el tétanos, y evitar el tabaquismo y consumo de alcohol, con el fin de aumentar la posibilidad de supervivencia y la buena salud de su hijo.
Asimismo, en el momento del nacimiento, la posibilidad de supervivencia aumenta significativamente si el parto de produce en un centro sanitario en presencia de profesionales sanitarios cualificados. Una vez que el niño nace, la OMS ha destacado la importancia de asegurarse que el bebé está respirando, iniciar la lactancia materna exclusiva de inmediato, mantener al bebé caliente y lavarse las manos antes de tocarle.
LOS NIÑOS MENORES DE 5
Por otra parte, la OMS ha reconocido que se han hecho progresos sustanciales en la reducción global de las muertes de niños desde 1990. Así, el número de muertes de menores de 5 en todo el mundo ha disminuido de 12,7 millones en 1990 a 5,9 millones en 2015. Además, desde 1990, la tasa mundial de mortalidad de menores de 5 ha bajado 53 por ciento.
En la actualidad, 79 países tienen una tasa de mortalidad de menores de 5 años por encima de 25, y 47 de ellos no van a cumplir con el objetivo propuesto de 25 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2030 si continúan las tendencias actuales en la reducción de mortalidad de menores de 5. Entre estos 47 países, 34 se encuentran en África subsahariana.
Más de la mitad de los menores de 5 años las muertes infantiles se deben a enfermedades que son prevenibles y tratables mediante intervenciones simples y asequibles. Por ello, el organismo de Naciones Unidas ha abogado por el fortalecimiento de los sistemas de salud para proporcionar este tipo de intervenciones a todos los niños va a salvar muchas vidas jóvenes.