Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 50 ONG piden al Gobierno que se oponga a los criterios de definición de contaminantes hormonales de la UE

Un total de 50 organizaciones han remitido una carta a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ambos en funciones, que rechacen los criterios de definición de contaminantes hormonales de la Comisión Europea.
Para las ONG la propuesta de la CE es tan estricta que puede dejar sin regular la mayor parte de los tóxicos, que afectan seriamente a la salud de la población y la naturaleza.
Este miércoles, el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos podría debatir la propuesta presentada el 15 de junio y estas ONG advierten de que hay una "amplia evidencia de efectos adversos relevantes para la salud humana como consecuencia de un modo de acción endocrino" para que una sustancia sea identificada como contaminante hormonal.
De hecho, alertan de que este nivel de demostración, sin precedentes para otras sustancias, "implicará que humanos y medio ambiente se vean dañados antes de que se tomen medidas".
Además, acusan a la CE de extralimitarse en sus funciones ya que propone modificar el Reglamento de plaguicidas, de modo que se introducirían modificaciones que derivarán en una exposición "continuada e incontrolada" de estas sustancias químicas a las que califican de "preocupantes" porque introducen modificaciones que derivarán en una "exposición continuada e incontrolada a estas preocupantes sustancias químicas".
En la misiva piden a los representantes españoles que se opongan a estos criterios de identificación y que insten a modificar la propuesta de la CE y sigan la línea seguida por España junto a otros países europeos y las sociedades científicas hasta ahora: utilizar los criterios de definición de la Organización Mundial de la Salud, con categorías basadas en la fortaleza de la evidencia existente.