Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ONG piden a la UE que adopte una base de datos electrónica para que la lucha contra la pesca ilegal sea más efectiva

Las organizaciones Environmental Justice Foundation, Oceana, The Pew Charitable Trusts y WWF han pedido, en un análisis publicado este martes 2 de febrero, a los Estados miembro de la Unión Europea que sean "más sistemáticos y efectivos" en sus procedimientos para la lucha contra la pesca ilegal en Europa.
Concretamente, este análisis sugiere que deben ser más efectivos a la hora de verificar la documentación de capturas (certificados de captura) y los lotes (en especial, los procedentes de países considerados como de alto riesgo) con el fin de cerciorarse de que el pescado ha sido capturado legalmente.
La responsable de políticas de la UE en materia de pesca ilegal en la organización WWF, Eszter Hidas, ha afirmado que la Comisión Europea tiene que cumplir su compromiso de adoptar una base de datos electrónica de información sobre la importación de productos de la pesca en 2016 que permita evitar potenciales abusos del sistema.
En este sentido, las organizaciones recuerdan que la notificación de capturas y comercio se lleva a cabo a través de un sistema en formato papel para documentar las importaciones de productos de la pesca y, esto impide que se pueda contrastar la información de que disponen las distintas agencias de control de fronteras de la UE.
"Este sistema solamente podrá ser efectivo a largo plazo si la información sobre las importaciones de productos de la pesca puede compartirse en tiempo real entre los 28 Estados miembros, permitiendo con ello que las distintas autoridades contrasten y verifiquen la información y, en última instancia, adopten un enfoque coordinado a la hora de identificar y bloquear lotes sospechosos", ha señalado Hidas, quien insiste en que sólo se podrá proteger a las poblaciones de peces si se evita que los productos entren de manera ilegal en Europa.
El análisis también concluye que todos los Estados miembro deberían imponer sanciones severas a sus ciudadanos nacionales que participen en el comercio de productos ilegales de la pesca, algo que ya exige el Reglamento de la UE, así como reformar otros actos legislativos relevantes para garantizar que los buques de la UE que faenan en aguas extracomunitarias operen dentro del marco de la legalidad.