Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama declara su apoyo a una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó hoy su apoyo a una reforma migratoria exhaustiva que abra una vía a la ciudadanía para los inmigrantes ilegales pero no se convierta en una "amnistía instantánea".
En un encuentro con votantes en la localidad de Costa Mesa, al sur de Los Ángeles, Obama afirmó que los inmigrantes ilegales que ya se encuentran en EE.UU. deben entender que "han violado la ley" y, por lo tanto, su camino a la legalización "no va a ser un camino de rosas".
Desde luego, insistió, "no va a ser una amnistía instantánea".
Los cerca de catorce millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que se encuentran en EE.UU., explicó, deberán pagar una multa, ponerse a la cola de quienes han cumplimentado el proceso de manera legal y aprender inglés.
"Una vez que hayan hecho todo eso habrá un camino hacia la ciudadanía", explicó el presidente estadounidense, quien insistió en que el proceso "sólo se aplicará si cumplen cada requisito".
La reforma que propone Obama es similar a la que se debatió en el Congreso en 2007 y que fracasó debido a la falta de apoyo del Partido Republicano.
El presidente estadounidense se reunió hoy con los congresistas hispanos en la Casa Blanca antes de emprender viaje a California, y les aseguró que está dispuesto a invertir "capital político" para lograr la reforma migratoria.
Obama se encuentra en California para una gira de un día y medio en la que busca promover directamente ante el público su mensaje económico.
La estrategia del presidente se ha visto perjudicada por el escándalo en torno a las bonificaciones de la aseguradora AIG a sus ejecutivos, por un total de 165 millones de dólares.
La aseguradora ha necesitado recibir una inyección de 170.000 dólares de fondos públicos para sobrevivir.
En su declaración inicial en el evento de hoy en Costa Mesa, el presidente estadounidense reiteró: "Es difícil entender que una empresa que depende de la ayuda del contribuyente para seguir abierta le pague a nadie unas pingües bonificaciones. Va contra nuestro sentido más básico de lo que es justo y lo que es apropiado y ofende nuestros valores".
Obama ha asegurado que su Gobierno explorará todas las vías posibles para evitar que los ejecutivos reciban esos beneficios.