Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama busca respaldo a sus planes para reformar el sistema sanitario público

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronuncia un discurso sobre su plan de reforma de la Seguridad Social estadounidense en el Instituto Green Bay Southwest de Green Bay, Wisconsin. EFEtelecinco.es
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró hoy que llegó "el momento" de reformar el sistema de salud público, lo cual es "tanto un imperativo moral como económico".
Obama se desplazó hoy a la localidad de Green Bay, en Wisconsin, para participar en un encuentro con los votantes y buscar el respaldo a uno de los objetivos más ambiciosos de su mandato.
El presidente se planteó el objetivo de lograr esta reforma, que considera "clave para la prosperidad a largo plazo del país", para antes de este año.
El objetivo es tanto más ambicioso, cuando anteriores Gobiernos intentaron acometer estos cambios y fracasaron, como es el caso del último presidente demócrata hasta ahora, Bill Clinton, a su llegada a la Casa Blanca en 1993.
Hasta el momento, el Gobierno de Obama ha dado pocos detalles acerca de cómo concibe el futuro sistema sanitario.
El presidente estadounidense ha desarrollado una serie de contactos con todas las partes implicadas, desde las empresas farmacéuticas a las aseguradoras médicas, pasando por los doctores, hospitales y pacientes, en un intento de contar con el mayor punto de vista posible.
Obama sí ha indicado que busca que los cerca de 46 millones de estadounidenses que carecen de cobertura médica puedan recibirla. También asegura que recortará el coste de los gastos de salud.
La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, indicó hoy que en las próximas dos semanas estará disponible el proyecto de ley de reforma sanitaria para que se pueda proceder a su debate.
"Tendremos un producto que cumpla las necesidades del pueblo estadounidense y los principios del presidente", prometió Pelosi.
En su discurso hoy ante los votantes en Green Bay, Obama aseguró que "en este país, cada día más estadounidenses se ven obligados a preocuparse no solo por recuperarse de una enfermedad, sino también por si pueden permitirse el mantenerse sanos. Millones se preguntan si pueden permitirse los cuidados rutinarios que les permiten no caer enfermos".
Las intenciones de Obama de cambiar el sistema de salud del país puso en alerta a los principales actores de la industria, algunos de los cuales se oponen a la creación de un sistema de seguros sanitarios en el que participe el Gobierno.
Así lo hizo saber esta semana al Congreso, la American Medical Association, la mayor asociación de doctores del país, con 250.000 miembros.