Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obispos del Sínodo destacan un debate "intenso" pero "con libertad de palabra y honestidad"

Los obispos participantes en la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la familia, Reinhard Marx y Paul Pontier, han destacado que durante estas dos semanas se ha producido un debate "intenso" pero "con libertad de palabra y honestidad".
El arzobispo de Munich (Alemania) y miembro del grupo de nueve cardenales que asesoran al Papa en el Gobierno de la Curia, Reinhard Marx, ha admitido que el debate ha sido "intenso" pero "con voluntad de encontrar un camino común" y ha defendido que la palabra "exclusión" no debe formar parte del lenguaje de la Iglesia.
Marx, que ha advertido de que el texto presentado este jueves con las enmiendas de los grupos no fue "una conclusión" sino "un paso entusiasta" en el proceso sinodal, ha subrayado que la Iglesia debe estar "al lado de personas con una situación particular" y que, por tanto, "la exclusión no debe formar parte del lenguaje de la Iglesia".
Durante la rueda de prensa que ha tenido lugar este viernes sobre el Sínodo, el cardenal alemán ha apostado por encontrar en la Iglesia "un lenguaje diferente" en el que no haya solo "blanco o negro" pues "los problemas humanos son mucho más complejos".
Sobre el tema de los divorciados y vueltos a casar, Marx ha asegurado que es un asunto "muy actual" que "implica a muchas personas" pero ha puntualizado que los padres sinodales no quieren que se hable solo de esta cuestión. Para el cardenal, lo que el documento debe ofrecer son "elementos de atención pastoral para extender el evangelio de la familia".
Por su parte, el arzobispo de Marsella (Francia), monseñor Paul Pontier, ha destacado la "libertad de palabra" y "honestidad" que ha reinado entre los participantes en el Sínodo y ha explicado que durante el trabajo en los grupos emergió que "el núcleo familiar es una célula fundamental de la sociedad".
Mientras, la colombiana Myriam Hoyos Castañeda ha indicado que su voz en el Sínodo ha sido la de una mujer "consciente de las dificultades como católica en el diálogo con el mundo".
Asimismo, ha señalado que los laicos participantes en la Asamblea han sentido que han ofrecido su reflexión y, en este sentido, ha insistido en que los laicos deben formar parte de la vida publica, llevar el mensaje evangélico y defender la doctrina social de la Iglesia.
Entre los temas abordados, Hoyos ha destacado el tema de "las presiones internacionales en las políticas en contra de la familia" y la "necesidad no solo de preparar a las parejas para el matrimonio sino también de hacer un seguimiento a los casados".