Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obras de Ciegsa adjudicadas en época de Caturla llegaron a costar hasta un 151% más de lo presupuestado

La empresa de uno de los detenidos en la Operación Taula se encargó de siete obras con una desviación sobre lo previsto de 7,1 millones
La desviación entre el presupuesto de adjudicación de obras realizadas por la empresa pública dedicada a la construcción de infraestructuras escolares Ciegsa --investigada dentro de la Operación Taula, derivada del caso Imelsa-- y el coste real de las actuaciones ha llegado a alcanzar en algún caso un 151 por ciento. Así fue en una intervención en un colegio de Tárbena (Alicante) en 2006 --cuando Máximo Caturla, una de las personas detenidas era consejero delegado--, que pasó de los 177.775 euros previstos inicialmente a más de 446.000, una diferencia superior a 268.000 euros.
Caturla, una de las 29 personas investigadas por un presunto amaño de contratos a cambio de comisiones ilegales en varias administraciones públicas de la Comunitat Valenciana, fue secretario autonómico de Educación y consejero delegado de Ciegsa desde 2004 a julio de 2007. Posteriormente, fue vicepresidente de la Diputación de Valencia.
Se da la circunstancia de que, paralelamente a la Operación Taula, el actual gobierno de la Generalitat Valenciana ya ha puesto a disposición de la Fiscalía un informe de la Intervención sobre la actividad de Ciegsa que apunta a sobrecostes de 1.000 millones y a que se utilizó esta empresa pública como una "especie de Conselleria de Educación en B".
Según la documentación a la que ha tenido acceso Europa Press, de un conjunto de más de 528 adjudicaciones realizadas entre los años 2001 a 2012 por Ciegsa, únicamente 39 respetaron o redujeron el presupuesto programado.
En todos los demás proyectos, lo que se ha acabado pagando, a fecha de 31 de diciembre de 2015, ha sido superior a lo que se previó en porcentajes que oscilan entre el 1 por ciento y los 'picos' máximos de 151 por ciento --de una obra del colegio de Infantil y Primaria San Salvador de Tárbena (Alicante)-- y de 122 por ciento, del IES Nuevo de Rafal, también en Alicante, que ha costado casi 7 millones de euros (6.919.002 euros) en lugar de 3.113.295.
A esta diferencia entre el importe adjudicado y el final, habría que sumar los gastos de gestión de la propia empresa, por lo que el sobrecoste sería todavía mayor, según las fuentes consultadas.
INCREMENTOS MILLONARIOS
Los incrementos que iban suponiendo estas actuaciones en el mapa escolar valenciano se traducen, dependiendo de la envergadura de la obra, en millones de euros. El ejemplo más llamativo es el Instituto de Formación Profesional Ciudad del Aprendiz de Valencia, adjudicado en 2004 por 11,2 millones de euros y que ha costado, de acuerdo a estos datos, 16,7 millones, 5.462.411 euros más (+48%).
Otros desvíos que superaron el millón de euros se produjeron en obras encargadas a la empresa Construcciones Luján SA, cuyo presidente, Javier Luján, fue también arrestado en la operación desplegada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.
En el listado de proyectos de Ciegsa aparece hasta en siete ocasiones con obras cuyo coste presenta una diferencia de 7.144.838 euros respecto a lo que se presupuestó en el momento de adjudicación.
En concreto, en 2005 se hizo cargo del IES Nuevo de Albalat de la Ribera (Valencia), adjudicado por 5,2 millones y que ha acabado con un importe de 7 millones, un 35 por ciento de variación (1,8 millones). En 2007, también fue seleccionada dentro del proyecto para el colegio Beato Jacinto Castañeda de Xàtiva (Valencia). Aquí se pasó de un importe adjudicado de 5.728.353 al final de 7.119.026, una diferencia de cerca de 1,4 millones y el 24 por ciento.
La mercantil aparece en otros cinco casos: en 2001, en el IES Manuel Sanchis Guarner de Silla (Valencia), donde se ha contabilizado un desfase del 56 por ciento (al pasar de 1.298.509 euros a 2.026.689); en ese mismo año intervino en el colegio Mare Nostrum de Valencia, adjudicado por 1.972.008 euros y cuyo coste asciende a 2.887.816 (915.808 euros más, un 46%).
Además, en 2007 aparece como adjudicatario del IES La Plana de Castellón, con una variación del 18% (de 2,6 millones a 3,1); en 2008, en el IES Nuevo de Turís (Valencia), que ha tenido un coste superior al previsto del 7% (de 5,2 millones a 5,6 aproximadamente); y en 2009, en el colegio Pío XII de Onda (Castellón), un 6% de desviación (los 314.786 euros de diferencia entre los 5,4 adjudicados y los 5,7 de coste).