Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oceana pide a la UE que los restaurantes identifiquen, obligatoriamente, el pescado que sirven

La organización conservacionista Oceana ha solicitado a la Comisión Europea que establezca la obligatoriedad de identificar el pescado que sirven los restaurantes, después de que el Parlamento Europeo haya señalado a estos establecimientos como el punto débil en la trazabilidad de los pesqueros, por lo que ha aprobado una resolución en este sentido.
Oceana insta así a la UE que realicen un estudio en restaurantes de toda la Unión Europea para averiguar cuándo y por qué se etiqueta mal el pescado.
Además, la ONG aplaude la adopción del Parlamento Europeo de una resolución sobre la trazabilidad de los productos pesqueros en restaurantes, a iniciativa del presidente de la Comisión de Pesca, Alain Cadec, motivada por un estudio de Oceana de 2015 que reveló una alta tasa de mala identificación" de los restaurantes en Bruselas.
"Nuestra investigación sobre el fraude en el pescado llega a una conclusión clara: las normas sobre trazabilidad fallan en los restaurantes", ha concluido el director ejecutivo de Oceana Europea, Lasse Gustavsson.
Asimismo, insiste en que "hace falta" un sistema completo de trazabilidad en el pescado, del barco al plato, para proteger a los consumidores y para garantizar la sostenibilidad de las políticas pesqueras de Europa, así como para evitar también la entrada al mercado de pescado ilegal o con pocas garantías.
En este contexto, Oceana pide a la Comisión Europea que desarrolle un estudio en toda la UE sobre la mala identificación del pescado exclusivamente en restaurantes para así entender mejor la magnitud del problema, identificar en qué punto de la cadena de suministro se produce, cuáles son los motivos y razones y cuál es el mejor modo de atajarlo en el plano comunitario.
El proyecto LABELFISH concluyó que las dificultades eran mayores fuera del comercio minorista y que tanto la normativa de identificación como su aplicación era más limitada en los restaurantes (incluyendo los de comida para llevar) y otros servicios de hostelería.