Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ordenan la detención del criminólogo que debía declarar en el juicio por injurias

El magistrado del Juzgado de lo Penal número 2 de Valencia ha ordenado hoy la detención del criminólogo Juan Ignacio Blanco que debía declarar esta mañana en el juicio por injurias y calumnias contra el padre de una de las tres niñas de Alcàsser asesinadas en 1992, la presentadora y el director de un programa de Canal 9, y el propio Blanco.
Ha tomado esta decisión el magistrado después de comprobar, antes de comenzar la vista oral, que Blanco, uno de los cuatro acusados, no había acudido a pesar de que, como ha corroborado después la fiscal, "había sido debidamente citado en el domicilio que había designado a tal efecto" ante el Juzgado competente.
Por su parte, el criminólogo ha llamado a la secretaria judicial excusando su no asistencia y sosteniendo que fue ayer cuando tuvo conocimiento del señalamiento -para hoy- del juicio y que, al residir fuera de España, no le ha dado tiempo a llegar, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).
Tanto la fiscal de la Sala como el letrado de la acusación y los tres de la defensa presentes han considerado que "interesa" la comparecencia del criminólogo por no ser "prudente" celebrar la vista faltando uno de los acusados "para evitar posibles nulidades del proceso", por lo que, aunque el magistrado les ha propuesto celebrar sin Blanco, se han negado.
La fiscal ha ido más allá y ha solicitado que se proceda a la detención del acusado y que se presente en el Juzgado, medida que el magistrado ha considerado adecuada, al determinar que la incomparecencia es "injustificada", y ha librado las "oportunas órdenes a la policía judicial para localizarle".
Se da el hecho de que el juicio que debía celebrarse hoy, y que se prevé que se celebre la próxima semana, una vez detenido Blanco, ya se ha suspendido en siete ocasiones, la última el pasado 17 de noviembre cuando se solicitó el aplazamiento por encontrarse enfermo uno de los abogados.
El padre de una de las tres niñas de Alcàsser acusado de las injurias y calumnias, Fernando García, ha acudido a la cita visiblemente afectado y desmejorado. Aunque ha entrado a la sala "esperando que el juicio salga bien y que todo acabe", ha salido de la misma desalentado y "deseando que esta pesadilla termine".
García, al igual que Blanco, se enfrenta a 16 años de prisión por descalificar en un programa de Canal 9 al ex fiscal jefe del TSJCV Enrique Beltrán, a los forenses y agentes de la Guardia Civil que participaron en la investigación del triple asesinato y a los miembros del tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia que juzgó a Miquel Ricart, el único autor procesado por el crimen.
Fernando García ha explicado a los medios de comunicación que piden una pena "de locura" por unas opiniones que hizo en un momento en el que estaba "pasándolo muy mal" y en el que quería saber a toda costa "quién, cómo y por qué había matado" a su hija.
Se ha mostrado "muy dolido" por volver a revivir "aquellos hechos" y ha asegurado que no ha ofendido a nadie. "Sólo dije la verdad. Las cosas se estaban haciendo mal y eso me cabreaba porque se trataba de mi hija, una criatura de 14 años, a la que habían hecho todas esas barbaridades".
Tras asegurar que no conoce el paradero del criminólogo, ha tenido palabras de "mucho ánimo" para los padres de Marta del Castillo "y para todos los padres de todos esos chicos que todavía siguen desaparecidos, que deben estar "sufriendo tanto".
En el juicio también comparecerán como acusados la presentadora del programa emitido por Canal 9, Amalia Garrigós, y el director del mismo, Ferrán Pérez, para quienes el fiscal solicita sendas penas de 4 años de prisión.