Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oxfam advierte de una crisis alimentaria en El Salvador por la fuerte sequía

La Alianza para la Defensa de los derechos de las Mujeres Rurales de El Salvador (ADDMR), una de las organizaciones con las que colabora Oxfam Internacional en la Campaña CRECE, ha advertido de una eventual crisis alimentaria por la fuerte sequía que afecta a la zona este de esa nación centroamericana.
La sequía está perjudicando a los departamentos del este de El Salvador que aportan el 17 por ciento de la producción nacional de granos. Si el Gobierno de Mauricio Funes, alerta la ADDMR, no toma las medidas necesarias el abastecimiento interno estaría en riesgo perjudicando la dieta diaria de las familias.
Los consumidores han tenido que asumir además el alza que han experimentado de los precios del maíz amarillo (45%), la soja (30%) y el trigo (50%), desde el pasado mes de junio, debido a las pérdidas de cosechas en los principales países productores y exportadores --como Estados Unidos-- a causa de fenómenos climáticos extremos.
La organización pide al Gobierno de Funes poner en marcha una plan de contingencia "que no solo tome en cuenta las zonas mas afectadas por las sequías, sino también las zonas que tradicionalmente son susceptibles a inundaciones", así como incrementar la inversión en la agricultura, señala en un comunicado.
Asimismo, pide al Parlamento no aprobar ningún proyecto de ley para promover la producción de biocombustibles en El Salvador, ya que ese tipo de iniciativas, "lejos de apoyar el acceso de las mujeres rurales a la tierra, la obstaculiza, propiciando conflictos sociales sobre el uso de la tierra".
ADDMR también exhorta a las autoridades a tomar medidas para favorecer a las mujeres rurales que actualmente trabajan en "mayor desventaja, debido a barreras históricas que limitan su acceso a medios de producción", además de tener que hacer hasta "triple jornada laboral no remunerada" y afrontar otros abusos.