Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PE apoya que polen sea componente y no ingrediente de la miel lo que evita etiquetar si hay rastro transgénico

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este miércoles su apoyo a definir el polen como un "constituyente natural" de la miel y no como un "ingrediente", lo que en la práctica permitirá reducir los casos en los que debe informarse en el etiquetado de la miel de la presencia de rastros de organismos genéticamente modificados (OGM).
Hasta ahora, y cumpliendo una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, el polen se considera un ingrediente de la miel y por ello la etiqueta de la miel debe advertir de que incluye ingredientes transgénicos si la presencia de OGM en el polen supera el índice de tolerancia que la UE fija en 0,9 %.
Al pasar a ser un componente del alimento, el polen transgénico sólo será etiquetado si representa más de un 0,9 % de la miel en su conjunto, lo que diluye las posibilidades. La comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo había pedido sin éxito que el pleno rechazara este cambio.
La posición que han adoptado los eurodiputados, reunidos en Estrasburgo (Francia), está en línea con lo que defiende la Comisión Europea, que asegura que este cambio no tendrá un impacto para los productores ni para los consumidores. Ahora deben negociar la norma definitiva con los Veintiocho.
La eurodiputada del Partido Popular Pilar Ayuso ha celebrado el voto de la Eurocámara porque "beneficia a los apicultores españoles" y ha recalcado que la definición de ingrediente "implica el uso intencional de una sustancia" en la elaboración del producto, mientras que la presencia del polen "se debe a la actividad de las abejas".