Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PROEM-AID necesita un barco para salvar refugiados frente a la costa libia: "Hay 35 voluntarios esperando para actuar"

La ONG PROEM-AID de Sevilla, junto con Salvamento Marítimo Humanitario del País Vasco, ha puesto en marcha el proyecto 'Maydayterráneo' con el objetivo de realizar operaciones de rescate y salvamento de refugiados frente a las costas libias. "Nos falta la adquisición de un barco. Hay 35 voluntarios formados, más de la mitad bomberos, esperando con el cuchillo en la boca para que se les llame para incorporarnos al trabajo", ha señalado el presidente y fundador de PROEM-AID, José Antonio Reina.
El proyecto 'Maydayterráneo', según ha asegurado Reina en una entrevista concedida a Europa Press, tendrá un coste de "60.000 euros al mes". "Esperamos empezar la misión en septiembre como muy tarde, aunque nuestra intención era haber empezado hace dos meses. Ya vamos tarde", ha lamentado.
"Tenemos los medios, el personal y la estructura, pero nos falta el barco. Hay que juntar todas las fuerzas y todas las energías en este proyecto, que es donde está el problema", ha manifestado, al tiempo que ha destacado que cada misión, que "dura entre catorce y dieciocho días", requiere un "mínimo de quince personas".
En este sentido, ha afirmado que PROEM-AID no podría asumir de "forma independiente" un proyecto de las características de 'Maydayterráneo', porque los números económicos son "brutales" y los números de rescates en las costas de Libia son "alucinantes". "Van más de 1.600 personas ahogadas en 2017 y estos números bailan al alza porque se cuentan sólo los cuerpos que se encuentran", ha precisado.
"Yendo de la mano de Salvamento Marítimo Humanitario íbamos a ser capaces de buscar recursos y financiación para meternos en el Mediterráneo", ha explicado Reina, al tiempo que ha apuntado que ambas ONG han estado "andando de forma paralela" porque hacían "lo mismo", rescate y salvamento.
Los equipos de rescate estarán formados por dos equipos de tres personas, un equipo para cada RIB ("embarcación rápida de rescate"). En cada equipo irá un patrón y dos rescatadores, mientras el personal sanitario permanece en el barco nodriza esperando la llegada de los rescatados.
COMPROMETIDOS CON LOS NIÑOS DE PIKPA
Hasta ahora, PROEM-AID ha estado realizando labores de vigilancia y rescate en la isla griega de Lesbos, lugar que abandonarán cuando finalice el verano porque, según su fundador y presidente, desde hace dos meses las llegadas de refugiados son "muy bajas" y las autoridades "se están haciendo cargo de la situación".
"Permanecemos en la isla porque nos comprometimos con el campo de refugiado de Pikpa a repetir el proyecto 'Reconciliación con el mar' que iniciamos el año pasado y que tuvo muy buena aceptación por parte de los niños", ha explicado.
Para Reina, llevar a cabo esa iniciativa es un trabajo social "muy gratificante" por ver "de primera mano" como los niños, gracias al trabajo de los voluntarios, "pierden el miedo al agua". "No todo es tragedia, muerte y destrucción. Hay momentos felices en estas personas que sufren algo que no deberían sufrir", ha concretado.
Sobre el motivo de la bajada en la llegada de refugiados en Lesbos, ha declarado que se debe a que Europa "estará cumpliendo" su parte del trato con Turquía. "Ahora está tranquilo. Hubo oleadas de refugiados que venían a Europa porque en Turquía dejaban que eso sucediese", ha comentado.
GRECIA PONE "DIFÍCIL" EL TRABAJO DE LOS VOLUNTARIOS
"Nos cuesta mucho trabajar en Lesbos porque las autoridades griegas lo están poniendo difícil al pedir cada vez más documentación. El 95% de los voluntarios somos profesionales de las emergencias y el 90% funcionarios, y aún así nos piden documentación y papeleo", ha criticado Reina, al tiempo que ha recordado que les pusieron una "multa de 3.000 euros" porque el coche "estaba a nombre de la ONG y no del que conducía".
"Van poniendo trabas e impedimentos que cuando no tienes financiación alguna te planteas el poder seguir, porque si para conseguir 1.000 euros estás mucho tiempo pidiendo en la calle y te ponen 3.000 te dinamitan", ha comentado.
En la misma línea, ha añadido que no les dejan "salir al agua" a no ser que lo comuniquen "con 24 horas de antelación", órdenes que, a su juicio, "vienen de arriba y no tienen ningún sentido".
MORIA, "UNA CÁRCEL BASTANTE DESAGRADABLE"
Respecto al campo de refugiados de Moria, Reina ha subrayado que es un campo "bastante desagradable" al que envían a los varones de "entre 16 y 30 años", y que hay "un control policial brutal".
Concretamente, ha destacado que "constantemente hay altercados" y que es un sitio "donde caben 1.000 personas y hay el doble". "Moria es una cárcel donde no te gustaría pasar ni un minuto de tu vida", ha dicho.
"Es brutal, en invierno duermen en tiendas que no tienen ningún tipo de aislante térmico. Llevan ya un año ahí sin que nadie les diga qué va a pasar con su vida", ha criticado Reina, que ha añadido que esas condiciones "acaban dinamitando a cualquiera".
Por el contrario, ha asegurado que Kara Tepe es un campo con "buena gestión" al que van las familias sirias, y que en el de Pikpa, al que van los "más vulnerables", se ve "otro rollo" y que "hay amor" porque está gestionado por "personas que ayudan a otras personas".
LAS MAFIAS COBRAN HASTA 1.300 EUROS POR BILLETE
Por otro lado, ha lamentado que en Lesbos los refugiados llegan a pagar "hasta 1.300 euros por billete a las mafias" para ir en embarcaciones en las que "a nadie en su sano juicio se le ocurriría montarse".
"Los billetes van en función de las condiciones climatológicas, con mejor condición y más espacio en la barca más cuesta el billete. Los días con condiciones más adversas hacen ofertas y los niños no pagan", ha precisado Reina, al tiempo que ha añadido que las familias con "muchos miembros" aprovechan esas ofertas "para montarse".
Por ello, ha pedido "facilitar" el camino a los refugiados, o "al menos hacerlo seguro", para que "cualquier persona que huye de una situación extrema no tenga encima que sufrir estas historias en el camino".
Además, ha destacado que PROEM-AID es un "proyecto social que ha nacido de la necesidad" que intenta "subsistir" con donaciones sociales. "Es lo mejor que he podido hacer en mi vida después de tener un hijo. Cuando sales de tu zona de confort para ayudar lo que se recibe a cambio es brutal", ha dicho.
"Si Europa estuviera haciendo su trabajo las ONG no estaríamos ahí. Preferimos estar en nuestras casas, con nuestras familias, y no jugándonos el tipo", ha concluido.