Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSIB señala que la decisión de no cerrar los H. General y Joan March es una "bofetada" a Bauzá y Aguiló

Vicenç Thomàs asegura que el conseller de Salud ha afirmado que "no existe" un plan de remodelación de Son Dureta
El portavoz adjunto del Grupo Socialista en el Parlamento Balear, Vicenç Thomàs, ha señalado que la decisión del actual conseller de Salud, Antoni Mesquida, que da marcha atrás al cierre de los hospitales General y Joan March, es una "bofetada" a la cúpula del Govern, concretamente, "al presidente y al vicepresidente económico", José Ramón Bauzá y Josep Ignasi Aguiló, respectivamente, así como a la anterior consellera de Salud, Carmen Castro.
En rueda de prensa, Thomàs ha asegurado que los socialistas celebran "el cambio de actitud" del actual conseller de Salud, Antoni Mesquida, quien, "a diferencia de Castro", se ha reunido con los representantes de los dos hospitales para pedirles que "retoquen sus planes de viabilidad".
El diputado socialista ha reconocido que el conseller pretende elaborar un "plan de trabajo" y tiene "voluntad para buscar la eficiencia", aunque ha remarcado que, por ahora, solo se trata de "una actitud diferente".
En este sentido, ha recordado que el Plan para el Equilibrio Económico de Baleares cifró un ahorro de 26 millones de euros con el cierre del Hospital General y el Hospital Joan March, por lo que se pregunta qué movimiento dará a partir de ahora el Govern, al tiempo que ha añadido que con esta decisión "la denuncia de improvisaciones está plenamente consolidada".
Asimismo, Thomàs ha asegurado que, según Mesquida, "no existe un plan de remodelación de Son Dureta, ni la intención de llevarla a cabo". Por contra, el diputado socialista apunta que la "diferencia" es que el conseller pretende que los hospitales sean "más eficientes".