Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acuerdo entre PSOE y C's supondría el fin de la energía atómica en 2028 y un futuro "complicado", según el sector

El acuerdo de Gobierno firmado por PSOE y Ciudadanos (C's), que incluye establecer el cierre de las centrales nucleares al cumplir 40 años de vida útil supondría el fin de la energía atómica en España en 2018 y un futuro "complicado" para el sector, según ha advertido este jueves 25 de febrero la Sociedad Nuclear Española (SNE).
Según sus estimaciones, se podría perder una industria que aporta el 0,27 por ciento del PIB español (2.781 millones de euros) y que genera más de 27.500 empleos.
En la rueda de prensa con motivo de la Jornada de Experiencias Operativas de las Centrales Nucleares Españolas de 2015 y expectativas para 2016, el presidente de la SNE, José Ramón Torralbo, ha apostado por al operación a largo plazo de las centrales nucleares, "como en Estados Unidos" y en la mayor parte de países que cuentan con esta tecnología en el mundo, donde la "tendencia" es continuar con la energía nuclear.
De este modo, ha reclamado un marco "estable" para el sector después de que las políticas energéticas hayan sido cambiantes en España y cree que pese al acuerdo de Gobierno firmado este martes por PSOE y Ciudadanos (C's) "hay margen de tiempo para tomar decisiones antes del cierre" del parque atómico español.
De cumplirse el plazo de cerrar las centrales cuando lleguen a 40 años, según recoge el pacto para un posible Gobierno, ha confirmado que la energía atómica tendría su fecha de cierre en 2028, lo que considera un error puesto que la "esperanza de vida" de las plantas es muy larga y supera con creces ese plazo.
"La edad no es importante sino la actualización tecnológica para que sean (las plantas) seguras, fiables y competitivas", ha defendido. Con esa decisión, la vida media del parque español sería de 8 años.
Por el contrario, ha agregado que operar las centrales españolas hasta los 60 años de edad generaría 1,2 millones de kilowatios hora, reduciendo la dependencia energética y evitaría la emisión a la atmósfera de 800 millones de toneladas de CO2.
Torralbo ha destacado que la energía nuclear supuso la primera fuente de electricidad en España en 2015, con un 20,3 por ciento de la producción y un 7,3 por ciento de la potencia instalada "nuevamente y por quinto año consecutivo".
En este contexto, ha asegurado que en 2015 el parque nuclear español tuvo "un funcionamiento bueno" y que así sigue siendo en 2016. El año pasado, según ha añadido, las plantas funcionaron 8.760 horas, lo que significa un 88,26 por ciento de factor de carga y un 90,26 por ciento de todo el año.
También ha apuntado que la demanda de la electricidad, según ha informado UNESA, creció en España un 1,8 por ciento, "por primera vez en cinco años" y que las centrales nucleares supusieron el 36,3 por ciento de la energía libre de CO2, que supone el 60% del total. "Todas las energías deben ser consideradas. La energía nuclear debe formar parte de un modelo energético equilibrado", ha manifestado.