Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE aprobará mañana un manifiesto en el que carga contra el Gobierno por imponer su moral a la mayoría

El PSOE tiene previsto aprobar durante el Comité Federal del partido que tendrá lugar este sábado en Madrid un manifiesto por la libertad de las mujeres en el que carga duramente contra la ley del aborto del ministro Alberto Ruiz Gallardón, una norma con la que busca imponer su moral a la mayoría.
En el texto del manifiesto, los socialistas defienden que la reforma de la ley del aborto que pretende el PP "no responde a la demanda de la sociedad" sino a la de una parte "del electorado de derecha". "Con ella, una minoría intenta imponer su moral a la mayoría y con ello convertir a las mujeres en ciudadanas de segunda, en menores de edad incapaces de tomar por sí mismas decisiones fundamentales para sus vidas", explica en el texto.
El PSOE alerta en el manifiesto que si la ley del aborto que plantea el Gobierno sale adelanta "sería prácticamente imposible abortar legalmente y más del 90% de las mujeres abortaría de forma clandestina" o fuera del país. "Y las poquísimas que estuvieran cubiertas por la ley, tras la carrera de obstáculos de informes y contraindicaciones a las que se verían sometidas, tendrían que interrumpir su embarazo habiendo cumplido muchas semanas de gestación", recuerda.
El partido liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba defiende por contra la norma en vigor, de 2010, que garantiza a las mujeres sus derechos fundamentales en el ámbito de la salud sexual y reproductiva, regula las condiciones de la interrupción voluntaria del embarazo y establece las correspondientes obligaciones de los poderes públicos.
Esta ley, justifican los socialistas, "vino a reconocer de una manera efectiva el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad, tal y como sucede en la mayoría de los países europeos". "Países", enfatiza, "en los que ningún gobierno, ni siquiera los de signo conservador, se plantea poner en cuestión ese derecho".
Una norma que, subraya, nació del consenso, se ha aplicado con total normalidad y cuenta asimismo con el respaldo de la inmensa mayoría de la sociedad. "Ha hecho descender el número de interrupciones voluntarias del embarazo al incidir en aspectos fundamentales como la prevención y la educación sexual", alega.
"En su texto, la ley en vigor declara el derecho de todas las personas a adoptar libremente decisiones que afectan a su vida sexual y reproductiva, sin más límites que los derivados del respeto a los derechos de las demás personas garantizado por la Constitución y las Leyes. Igualmente, reconoce el derecho de las mujeres a la maternidad libremente decidida, y establece que esa decisión, consciente y responsable, ha de ser respetada", argumenta.
En este sentido, recuerda su compromiso para seguir trabajando codo con codo con las organizaciones de mujeres y los profesionales sanitarios para combatir esta norma, también a nivel internacional. "Más de la mitad del Parlamento Europeo", indica el PSOE en el manifiesto, "se ha pronunciado a favor del mantenimiento de la ley actual, mientras que hasta el momento sólo la extrema derecha europea ha apoyado el proyecto del Gobierno español".
VIOLENCIA MACHISTA
Esta defensa de la vida que propugna el PP con la nueva ley del aborto contrasta en opinión del PSOE con la falta de medidas del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de lucha contra la violencia machista que, según recuerda en el texto, se ha cobrado seis vidas desde que comenzó el 2014.
"Seis nuevas víctimas de la violencia machista, que no parece preocupar a un gobierno que se declara defensor de la vida y de los derechos de las mujeres", censura en el manifiesto los socialistas, que reiteran que seguirán reclamando al gobierno que desista de su empeño de sacar adelante una ley que la mayoría de los ciudadanos rechaza.