Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide en Armenia la comunión plena, sin sumisión ni absorción, de Iglesia católica y ortodoxa

El Papa ha abogado por una "comunión plena" entre la Iglesia católica y la ortodoxa en la que no exista "sumisión del uno al otro" y ha pedido tener "el oído abierto a las jóvenes generaciones, que anhelan un futuro libre de las divisiones del pasado".
Francisco ha hecho estas declaraciones en su saludo durante la Divina Liturgia celebrada el último domingo de junio, en la Plaza de San Tiridate de Echmiadzin, sede del catholicós de Armenia, durante el último día de su viaje al país.
Así, el Pontífice ha deseado que esta comunión sea plena y que no sea "ni sumisión del uno al otro, ni absorción, sino más bien la aceptación de todos los dones que Dios ha dado a cada uno".
En la Divina Liturgia, que ha sido presidida por el supremo patriarca y catholicós de todos los armenios, Karekin II, el Papa ha recordado que los Apóstoles, en la mañana de Pascua, pese a las dudas e incertidumbres, corrieron hasta el lugar de la resurrección atraídos por el amanecer feliz de una nueva esperanza. "Así también sigamos nosotros en este santo domingo la llamada de Dios a la comunión plena y apresuremos el paso hacia la plena comunión", ha dicho.
Además, ha agradecido al catholicós Karekin II que le haya "abierto en estos días las puertas de su casa" y ha señalado que ha experimentado "qué dulzura, qué delicia es convivir los hermanos unidos".
Para el Papa, este encuentro se ha producido "en el signo de los santos Apóstoles". "Los santos Bartolomé y Tadeo, que proclamaron por primera vez el Evangelio en estas tierras, y los santos Pedro y Pablo, que dieron su vida por el Señor en Roma", ha dicho.
En la homilía de la misa por rito ortodoxo, Karekin II ha alertado, por su parte, de que "la fe en Dios está siendo tentada y las almas humanas están siendo endurecidas" al tiempo que ha exclamado que "esta siendo puesta a prueba por el extremismo y otros tipos de ideologías".
Asimismo, ha advertido de que "los procesos del laicismo se están intensificando y que los valores espirituales y éticos se están distorsionando y la estructura familiar, diseñada por Dios, agitando".