Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa en Domingo de Ramos: "Tantos refugiados, tantos marginados, tantos que no quieren asumir la responsabilidad"

El Papa ha arremetido contra los indiferentes que no quieren "asumir la responsabilidad" del destino de los refugiados al explicar que también Jesús "experimenta en su propia piel también la indiferencia".
"Tantos marginados, tantos refugiados... Tantos que no quieren asumir la responsabilidad de su destino", ha lamentado Francisco durante de la misa de este Domingo de Ramos que ha celebrado en la Plaza de San Pedro - adornada con varios olivos en torno al obelisco -y que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén.
"Jesús, también experimenta en su propia piel también la indiferencia pues nadie quiere asumir la responsabilidad de su destino", ha agregado en esta celebración que marca el inicio de la Semana Santa.
El Pontífice ha recordado que sólo Jesús "salva del pecado, de la muerte, del miedo y de la tristeza" pero ha precisado que no "mediante potentes milagros" sino que bajó a la Tierra para vivir entre los hombres "como siervo y, por eso, se humilló".
"Una humillación que parece no tener fin. El Señor se abaja", ha agregado.
Así, ha explicado con detalle el pasaje de la Pasión y muerte de Cristo al explicar que "sufre violencias atroces" así como "la condena indigna de las autoridades religiosas y políticas".
En este sentido, ha incidido en que "la humillación" de Jesús se hace "extrema" en la Pasión porque fue "vendido por 30 denarios y traicionado por un discípulo, al que había elegido y había llamado amigo". "Pedro lo niega tres veces", ha recordado.
Y ha añadido que "sufrió la muerte en la cruz, la más dolorosa e infamante, reservada a los criminales. "En la cruz experimenta también el misterioso abandono del Padre", ha enfatizado.
Por ello, ha pedido a los fieles que sigan su camino, "el del servicio", porque "el amor auténtico consiste en el servicio concreto".
"Estos días miremos al crucifijo, que es la cátedra de Dios. Les invito a mirar a menudo esta cátedra de Dios, para aprender el amor humilde que salva y da la vida", ha exhortado.
Miles de fieles se han congregado ante la Basílica de San Pedro, done una procesión de cardenales de la Curia Romana ataviados con las casullas rojas y sosteniendo las palmas blancas, ha llegado hasta el altar. El Papa ha impartido la bendición a en este primer evento de Semana Santa, en el que está previsto que el pontífice lave los pies precisamente de 12 refugiados el próximo jueves Santo 24 de marzo.