Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa desea ante el Patriarca ortodoxo de Etiopía que cese la violencia contra los cristianos y una unidad "más plena"

El Papa Francisco ha recibido este lunes al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Etiopía, Su Santidad Abuna Matthias I, y ha deseado que cese la violencia contra los cristianos en Oriente Medio y África así como que católicos y ortodoxos avancen hacia una unidad "cada vez más plena".
"No podemos dejar de llamar una vez más, a los que tienen en sus manos la suerte política y económica del mundo, a la promoción de una coexistencia pacífica basada en el respeto mutuo y la reconciliación, el perdón mutuo y la solidaridad", ha clamado Francisco.
El Papa ha indicado que la Iglesia Ortodoxa Tewahedo ha sido desde el principio una Iglesia de mártires y que todavía es testigo de "una violencia devastadora contra los cristianos y otras minorías en el Oriente Medio y en algunas partes de África".
Precisamente, ha subrayado que el sufrimiento de estos mártires es "una invitación aquí y ahora a caminar juntos hacia la unidad cada vez más plena" pidiendo "perdón" por la "carga de dolorosos malentendidos y de desconfianza" que ha dejado la historia.
"Los sufrimientos compartidos han hecho que los cristianos, divididos por el contrario en muchos aspectos, se acercasen unos a otros. De la misma manera que el derramamiento de la sangre de los mártires se convirtió en la semilla de nuevos cristianos en la Iglesia primitiva, hoy en día la sangre de tantos mártires de todas las iglesias se convierte en semilla de la unidad de los cristianos", ha insistido.
Durante el encuentro, el Papa ha subrayado que la visita del Patriarca refuerza los lazos fraternos que unen ya a ambas iglesias, mencionando como hitos del camino común hacia la unidad los encuentros del patriarca Abuna Paulos con san Juan Pablo II en 1993 y con Benedicto XVI en 2009 que lo invitó a participar en el Sínodo de los Obispos sobre África.
Según ha recordado, desde 2004 la Iglesia Católica y las Iglesias Ortodoxas Orientales están profundizando en su comunión a través del diálogo teológico en la Comisión Mixta Internacional y han constatado que existen muchas cosas en común: una sola fe, un solo bautismo, un solo Señor y Salvador Jesucristo y elementos de las tradiciones monásticas y de la liturgia. "Lo que nos une --ha indicado Francisco-- es mucho más de lo que nos separa".
También se ha referido a los "grandes esfuerzos" que está haciendo Etiopía para mejorar las condiciones de vida de la población y para construir una sociedad cada vez más justa basada en el Estado de derecho y en el respeto del papel de las mujeres y ha citado en particular el problema de la falta de agua, con sus "graves consecuencias sociales y económicas".
"Hay un amplio espacio para la colaboración entre las iglesias en favor del bien común y la salvaguarda de la creación y no dudo de la disponibilidad de la Iglesia católica de Etiopía para trabajar junto con la Iglesia ortodoxa Tewahedo", ha añadido.