Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide conversión de los terroristas y la "condena unánime" de todos los líderes políticos y religiosos

El Papa ha pedido la conversión de los terroristas yihadistas, que ha calificado como "cegados por el fundamentalismo cruel" y ha renovado su llamamiento a todos los líderes políticos y religiosos para que se unan en una "condena unánime de estas crueles abominaciones que están solo causando muerte, terror y horror".
"A todos os pido que preservéis en la oración y pidáis al Señor en esta Semana Santa que conforte los corazones afligidos y convierta los corazones de estas personas ciegas por el fundamentalismo cruel", ha exclamado Francisco durante la audiencia general de este miércoles.
Además, ha renovado su petición a todas las personas de buena voluntad para que se unan en una "unánime condena" de estas "crueles abominaciones que están solo causando muerte, terror y horror".
"Con corazón dolorido he seguido las tristes noticias de los atentados terroristas ocurridos ayer en Bruselas que han causado numerosas víctimas y heridos. Aseguro mi oración y cercanía a la querida población belga, a todos los familiares de las víctimas y a todos los heridos", ha agregado.
"Recemos en silencio por los muertos, por los heridos y por todo el pueblo belga", ha añadido.
Durante la catequesis, el Pontífice ha reflexionado sobre la "misericordia de Dios" y sobre los tres días de Tridium Pascual, que ha definido como el "memorial de un drama de amor que da la certeza de que Dios nunca abandona".
Francisco ha subrayado que el Viernes Santo es el "momento culminante del amor". "La muerte de Jesús que ofrece la salvación al mundo es el amor hasta el fin, sin fin, que abraza a todos y no excluye a nadie, que se extiende a todos los tiempos y todos los lugares", ha explicado.
También ha detallado que el Sábado Santo es "el día del silencio de Dios" y ha pedido a los fieles que hagan "de todo para que sea una jornada de silencio, como lo ha sido en aquel tiempo".
Finalmente, ha pedido a los cientos de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro que fijen "la mirada en la muerte y en la Pasión de Jesús".