Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa ordena inspeccionar las diócesis irlandesas con casos de pederastia

El Papa pide perdón a víctimas y fieles ante los escándalos pederastas. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
El Papa Benedicto XVI ha ordenado una inspección de diócesis y seminarios irlandeses implicados en los casos de pederastia y ha afirmado que esos sacerdotes deben "responder ante Dios y los tribunales". La Iglesia Católica irlandesa ha agradecido la Carta papal, pero los grupos de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes pederastas se han declarado decepcionados.
El Papa así lo ha manifestado en la Carta a los católicos irlandeses, hecha pública hoy por el Vaticano, en la que además expresa "abiertamente verg³enza y remordimiento" por los abusos sexuales a centenares de menores por parte de sacerdotes católicos ocurridos durante años en ese país.
En la misiva el Pontífice usa palabras muy duras contra los curas pederastas, acusa también a los obispos irlandeses de no haber sabido gestionar los casos ocurridos y dice que tienen que reconocer que se cometieron graves errores de juicio y fallo de dirección.
El Papa expresa su "gran preocupación" por lo ocurrido y manifiesta que está "profundamente consternado" por los abusos de niños y jóvenes "indefensos" por parte de sacerdotes.
Asegura a los católicos irlandeses que comparte "la desazón y el sentimiento de traición" que muchos de ellos experimentaron al enterarse de "esos actos pecaminosos y criminales y del modo en que fueron afrontados por las autoridades de la Iglesia en Irlanda".
Benedicto XVI pide perdón a las víctimas, abronca a los prelados y tiene palabras muy fuertes con los curas pederastas.
A las víctimas dice que sabe que han sufrido dolorosamente, que nada puede borrar el mal que han soportado y que la confianza que tenían en los sacerdotes ha sido traicionada.
"Es comprensible que os sea difícil perdonar o reconciliaros con la Iglesia. En su nombre, expreso abiertamente la vergüenza y el remordimiento que sentimos todos", afirma el Papa, que les pide perdón.
A los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños les dice que han "traicionado la confianza depositada" ellos por jóvenes inocentes y por sus padres "y debéis responder de ello ante Dios y ante los tribunales debidamente constituidos".
"Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado verg³enza y deshonor sobre vuestros semejantes. Junto con el inmenso daño causado a las víctimas, un daño enorme se ha hecho a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa", escribe el Papa. Benedicto XVI les exhorta a examinar sus conciencias y a "asumir la responsabilidad" por lo cometido.
 
La Iglesia irlandesa, agradecida con el Papa
El primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Séan Brady, ha agradecido "profundamente" al papa Benedicto XVI su Carta pastoral a los irlandeses, en la que aborda los abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores en este país.
"Celebro la publicación de esta carta. Estoy profundamente agradecido al Santo Padre por su enorme preocupación y amabilidad", dijo el prelado después de una misa celebrada hoy en Armagh (Irlanda del Norte).
"Resulta evidente por la carta -añadió- que el papa Benedicto XVI está profundamente consternado por lo que él describe como 'actos criminales y pecaminosos' y por la manera en que las autoridades de la Iglesia en Irlanda los han abordado".
Decepción entre las víctimas
 
Sin embargo, los grupos de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes pederastas en Irlanda se han declarado decepcionados por el contenido de la Carta pastoral. "Sentimos que la carta se queda corta a la hora de tratar las preocupaciones de la víctimas", dijo Maeve Lewis, directora ejecutiva de "One in Four" ("Uno de cada Cuatro").
En su opinión, en su misiva, el Papa dirige sus críticas principalmente hacia los curas irlandeses de bajo rango, al tiempo que se olvida de la responsabilidad del Vaticano en los abusos sexuales de menores, no sólo en Irlanda, sino en todo el mundo.