Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa muestra su apoyo con las víctimas de las inundaciones de China y Filipinas, y del terremoto de Irán

El Papa ha mostrado su apoyo y solidaridad con la población de China y Filipinas, países afectados por fuertes temporales de lluvias, y también con las víctimas del terremoto registrado en el noroeste de Irán.
Durante el rezo del Ángelus dominical desde su residencia veraniega de Castel Gandolfo, Benedicto XVI ha invitado a todos los fieles a que se unan para rezar por las personas que han fallecido y por los afectados por estas catástrofes naturales, que el pontífice ha calificado de "calamidades devastadoras".
"Estos acontecimientos han provocado numerosas víctimas y heridos, miles de evacuados e ingentes daños. Os invito a uniros a mi oración por cuantos han perdido la vida y por las tantas personas probadas por calamidades tan devastadoras. Que no falte a estos hermanos nuestra solidaridad y nuestro apoyo", ha manifestado el Santo Padre.
Este domingo Benedicto XVI también ha reflexionado sobre el Evangelio de Juan que incluye el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, y sobre la invitación que Jesús dirige a cuantos había saciado de empeñarse por un alimento que permanece para la vida eterna.
"Jesús es el alimento que da la vida eterna, porque es hijo unigénito de Dios, que está en el seno del Padre, llegado para dar al hombre la vida en plenitud, para introducir al hombre en la vida misma de Dios", ha señalado el pontífice.
Por último, y ya en castellano, el Papa ha invitado a acercarse al sacramento de la Eucaristía, con fe y amor creciente.