Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide a los jóvenes rezar para que el mensaje de Cristo llegue a los no creyentes

Rouco Varela y Benedicto XVI luchan contra el sol. Foto: EFE.telecinco.es
El Papa ha pedido, en su primer mensajes ante el júbilo de miles de jóvenes participantes en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) congregados en la Plaza de Cibeles y las calles aledañas, que recen para que el mensaje de esperanza y amor de Cristo también tenga eco en los corazones de los que no creen o se han alejado de la Iglesia. "El Señor nos ha congregado para vivir en estos días la hermosa experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud. Con vuestra presencia y la participación en las celebraciones, el nombre de Cristo resonará por todos los rincones de esta ilustre Villa. Y recemos para que su mensaje de esperanza y amor tenga eco también en el corazón de los que no creen o se han alejado de la Iglesia", ha dicho ante el júbilo de los miles de asistentes.
El Papa ha realizado este saludo tras cruzar la Puerta de Alcalá junto a 50 jóvenes de todos los continentes, recibir las llaves de la ciudad de manos de su alcalde, Alberto Ruíz Gallardón, y plantar un olivo. Además, caballos de la Real caballería le han homenajeado con un espectáculo.

Ya en la plaza de Cibeles, durante el discurso del Santo Padre, que ha comenzado entre los aplausos de los asistentes, Benedicto XVI ha recordado a los jóvenes que "al edificar sobre la roca firme" no solamente su vida será "sólida y estable" sino que "contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre sus coetáneos y sobre toda la humanidad" y mostrará así "una alternativa válida a tantos que se han venido abajo en la vida porque los fundamentos de su existencia eran inconsistentes".
Con estas palabras, se refería a aquellos que "se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera, o se refugian en pareceres propios en vez de buscar la verdad sin adjetivos".
"Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos", ha advertido, al tiempo que ha dicho que hay palabras que sólo sirven para entretener, mientras que "las de Jesús llegan al corazón".
Asimismo, el Papa ha señalado que los católicos saben bien que han sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que sean protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de sus acciones, y no "meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación".
Para concluir la fiesta de bienvenida en Cibeles, todos los jóvenes junto al Papa han rezado el 'padre nuestro' en latín y se han despedido hasta este viernes en el Via Crucis que tendrá lugar por el Paseo de Recoletos, en el que participarán 15 pasos de toda la geografía española.
Tras la ceremonia, los organizadores han pedido a los peregrinos que no se acerquen a la Puerta del Sol por "motivos de seguridad" y les han avisado de que la estación de metro se encuentra cerrada.
"Testigos de la alegría"

Previamente, en su saludo, el cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Maria Rouco Varela, destacaba que el Papa llama a los jóvenes a ser "testigos de alegría", durante su saludo a Benedicto XVI, del que ha asegurado que con él viene la Iglesia Jóven.

Así, el cardenal Rouco ha destacado que el Papa "viene al encuentro" de los jóvenes "para fortalecerles en esa fe que abre su corazón a la gracia y al amor de Jesucristo" que puede "cambiarles la vida para siempre llenarla de alegría". "Una alegría contagiosa capaz de transformar no sólo sus vidas, sino también la de sus familias y de sus pueblos", ha añadido el cardenal de Madrid.

Además, el cardenal Rouco Varela ha subrayado al Papa que "el nuevo Pueblo de Dios que no conoce fronteras" ha hecho suyo "el gran proyecto y objetivo espiritual y apostólico que el Padre y Pastor de la Iglesia les propone" que es "que sus vidas se enraícen en Cristo y se edifiquen sobre El" y se mantengan "firmes en la fe".

El cardenal de Madrid ha vuelto ha referirse a España como una nación "y una comunidad de pueblos que inició su andadura histórica con la escucha y abrazo de la predicación apostólica" y ha destacado, como ya hizo el pasado martes en la misa inaurugral de la JMJ, que el país "tiene una bimilenaria tradición cristiana". Además, ha destacado la "extraordinaria generosidad" de las autoridades para organizar el evento.

Según ha explicado el cardenal, España acoge al Papa "con emocionada gratitud" y con "el mismo ardor del amor al Papa que sienten y manifiestan sus jóvenes" y ha destacado que la visita del Pontífice "es una visita de un valor excepcional".