Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa llama a "conquistar" la paz en el mundo

El Papa Francisco ha hecho un llamamiento a "conquistar" la paz en el mundo, durante el ángelus pronunciado este viernes 1 de enero primer día del año nuevo y solemnidad de Santa María Madre de Dios. Así, ha recalcado que la paz debe ser tanto "cultivada" como "conquistada". "Esto da lugar a una verdadera lucha, un comportamiento espiritual que tiene lugar en nuestro corazón", ha aseverado.
Además, ha advertido de que la indiferencia es la enemiga de la paz, porque hace pensar "solo en uno mismo, crea barreras, sospechas, miedos y cierres". Por ello, ha invitado a los fieles a los fieles a abrir los corazones para que se "despierte la atención por el prójimo".
DIOS ESTÁ ENAMORADO DEL HOMBRE
Francisco ha advertido de que con el Año nuevo "no cambiará todo" porque muchos problemas "permanecerán también mañana" pero ha subrayado que Dios está "enamorado del hombre" y jamás se cansa de intentar renovarle.
Durante su catequesis, enmarcada en la cuadragésimo novena Jornada Mundial de la Paz, cuyo lema de este 2016 es 'Vence la indiferencia y conquista la paz', ha advertido de que la lluvia continúa de noticias hace que la gente se distraiga de la realidad y por tanto de lo que le ocurre a los demás.
Por ello, Francisco ha llamado a los fieles a realizar un cambio en profundidad "con paciencia y amor" y ha avisado de que Dios "no promete cambios con la varita mágica". "Dios pide entrar con delicadeza en nuestra vida, como la lluvia en la tierra para dar un fruto", ha señalado en este sentido.
El Papa abrirá esta viernes por la tarde la Puerta Santa de la basílica de Santa María Mayor, una de las catedrales de Roma, en un acto que se enmarca en el Jubileo de la Misericordia.