Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa bendice a personas con discapacidad y reza por los niños abortados en su tercer día en Corea

El Papa Francisco ha visitado a primera hora de la tarde (hora local) el Centro de Recuperación para personas con discapacidad 'House of Hope' ('Casa de la Esperanza'), en la comunidad coreana de Kkottongnae (a 90 kilómetros de Seúl) y ha rezado ante el 'Jardín de los bebés abortados' durante su tercera jornada en Corea del Sur, tras la ceremonia de beatificación de 124 mártires surcoreanos a la que han acudido cientos de miles de fieles procedentes de todas partes del país.
Con su visita a la Casa de la Esperanza, donde ha saludado a 150 pacientes adultos y 50 niños con discapacidad, además de a los 70 trabajadores del centro, Francisco ha vuelto a hacer gala de su cercanía y, nada más entrar en el recinto, en el que ha permanecido algo más de una hora, se ha descalzado en señal de respeto y se ha detenido en la capilla para rezar durante unos instantes.
Posteriormente, ha saludado uno por uno a los presentes y ha sido obsequiado con regalos y canciones. Por su parte, el Papa ha ofrecido como regalo un mosaico que representa la 'Natividad', de 60x40 centímetros, creado por el Vaticano Mosaico Studio en 2005, para el que se han utilizado esmaltes policromados, aplicados con estuco oleoso sobre una base metálica, según detalla el Vaticano.
En su discurso de bienvenida, Monseñor Gabriel Chang Bong-hun, Obispo de la diócesis de Cheongju, ha dado un "amable y sincero agradecimiento" al Santo Padre por esta visita y ha recordado que el centro "trabaja para los pobres, los enfermos y los marginados", además de recordar la puesta en marcha, en 2001, de la 'Escuela de Kottongnae' para niños abandonados e hijos de madres solteras.
El obispo también se ha referido al medio centenar de menores que acoge el centro quienes "han sufrido el dolor de haber sido abandonados dos veces: primero, por sus padres por haber nacido con discapacidad, y luego porque no fueron adoptados". "A pesar de todo esto, estos niños viven ahora felizmente en Kottongnae y disfrutan de la gracia de conocerte", ha apostillado, destacando "la fuerza a favor del amor y atención preferente para personas con discapacidad" del Pontífice.
Además, ha indicado que su Diócesis seguirá trabajando para ser "una Iglesia pobre para los pobres", como dice el Evangelio, principalmente contra "el prejuicio social" que existe en el país "contra las personas con discapacidad", así como para "promover la atención y comprensión para ellos".
A la salida del centro, Francisco se ha detenido ante el 'Jardín de los bebés abortados', un cementerio simbólico en el que ha realizado una breve oración para partir después rumbo al encuentro con las comunidades religiosas de Corea del Training Centre 'School of Love'.