Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa y el presidente de Argentina constatan la importancia de la lucha a la pobreza y al narcotráfico

El Papa y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, han constatado la importancia de "la lucha a la pobreza y al narcotráfico" así como "la justicia, la paz y la reconciliación social", durante la audiencia privada que han mantenido en el Palacio Apostólico Vaticano esta mañana y que ha durado 22 minutos.
Según ha informado la Santa Sede en un comunicado de prensa "durante el transcurso de los cordiales coloquios, que manifiestan el buen estado de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y la República Argentina" han sido abordados temas de "mutuo interés".
En este sentido han hablado de "la ayuda al desarrollo integral" y "el respeto a los derechos humanos". Además, ambos han subrayado "la positiva contribución, sobre todo en el ámbito de la promoción humana y de la formación a las nuevas generaciones, ofrecida por el Episcopado y por las instituciones católicas en la sociedad argentina, de manera particular en la coyuntura económica actual".
En la rueda de prensa posterior al encuentro en la embajada argentina ante La Santa Sede, Macri ha subrayado que el Papa le había aconsejado que "tenga paciencia" y que no dude "en enfrentar problemas graves en Argentina como la corrupción o el narcotráfico". Este fue el primer encuentro entre el 51º presidente de la República Argentina, Mauricio Macri y el Papa.
RELACIÓN CON CRISTINA KIRCHNER
Desde que fuera elegido pontífice en marzo de 2013, Francisco se reunió cuatro veces en privado con la ex presidenta de Argentina, Cristina Kirchner. La última ocasión fue en junio del año pasado. Durante la visita de Francisco a Cuba, hubo un saludo protocolar entre ambos. Lo mismo sucedió en julio, cuando Kirchner viajó a Paraguay para participar en una misa que presidió el pontífice.
Según afirman medios locales, el kirchnerismo había mantenido una relación muy conflictiva con el entonces arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, pero todo cambió cuando fue elegido como sucesor de Benedicto XVI.
En los meses previos a la campaña electoral en Argentina, el Papa evitó reunirse con los políticos argentinos en su agenda para evitar que su figura fuera instrumentalizada políticamente. El Santo Padre declaró que muchas veces se sintió usado por dirigentes de su país natal que viajaron a Roma sólo para buscar el rédito político de la foto. En este sentido, el oficial de Protocolo del Vaticano, monseñor Guillermo Karcher, aclaró que estas palabras no tenían como destinataria la presidente Kirchner.