Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa subraya que la alegría de la Resurrección no es un "maquillaje"

El Papa ha asegurado que el "estupor alegre" del Domingo de Resurrección "no es un maquillaje" sino que proviene de "dentro de un corazón inmerso en la fuente de esta alegría" durante el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus en Semana Santa.
Francisco ha invitado a que la experiencia de Resurreción se imprima en "los corazones" e irradie en "el pensamiento", "la mirada", "el comportamiento", "los gestos", "las palabras", de manera que traspase "la vida".
Antes miles de peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, ha afirmado que Cristo estaba "allí", al tiempo que ha animado a revivir el "estado de ánimo de los discípulos" al saber la buena noticia de la Resurrección "contada por las mujeres". Por eso, ha pedido a todos los fieles que lean los capítulos del Evangelio que hablan de la Resurrección porque "harán bien".
Desde la ventana de su estudio privado en el Palacio Apostólico del Vaticano, ha explicado que quien vive esta experiencia se convierte en "testimonio de Resurrección" y ha subrayado que ésta es capaz de "traer un rayo de luz" a las distintas situaciones humanas. Así, ha afirmado que hace "más bonitas" y "preserva del egoísmo" las situaciones felices y que en las dolorosas trae "serenidad y esperanza".
Por otro lado, el Pontífice ha repetido que hace bien "pensar en la alegría de María, la madre de Jesús" y pensar también cómo su dolor ha sido "íntimo", tanto que "atravesó" su alma. Ha destacado que también su alegría fue "íntima y profunda" y que una vez pasó la experiencia de Muerte y Resurección de Jesús, su corazón se convirtió en una "fuente de paz", "de consolación de esperanza" y "de misericordia".
En esta línea, ha señalado que "todas las prerrogativas" de María derivan de su participación a la Pascua de Jesús, porque "no ha perdido la esperanza" y, por esto, es la "madre de los discípulos" y la "madre de la Iglesia" como un "silencioso testigo".
Tras el rezo del Regina Coeli, el Papa se ha dirigido a las miles de personas que estaban en San Pedro y ha deseado Buena y Santa Pascua a todos al tiempo que ha pedido de nuevo que en estos días se tome el Evangelio y se lean los capítulos que hablan de la Resurrección.