Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa recibe a víctimas de la tragedia de octubre de 2013 en Lampedusa

El Papa se ha reunido este miércoles con más de una veintena de supervivientes de la tragedia ocurrida frente a las costas de Lampedusa el 3 de octubre de 2013, cuando más de 350 personas perdieron la vida en el naufragio de una patera que intentaba llegar a la isla italiana, al sur de Sicilia.
Francisco ha recibido en una audiencia privada en el Vaticano a 37 personas, incluidos más de una veintena de supervivientes y familiares de víctimas. El encuentro se ha llevado a cabo casi un año después de que sucediera la mayor catástrofe marítima del Mediterráneo y antecede a los actos de conmemoración previstos para esta semana.
Las víctimas han pedido ayuda al Papa y también le han dado las gracias por el apoyo brindado a inmigrantes y refugiados, ha informado la Santa Sede.
El Pontífice, por su parte, ha reconocido que ante tragedias de este tipo es difícil encontrar las palabras y sólo cabe tratar de "estar cerca" para ayudar.
"A veces, cuando parece que se ha llegado a puerto, hay cosas durísimas", ha lamentado Francisco. "Hay puertas cerradas y no sabes donde ir, pero hay muchas personas que tienen el corazón abierto. La puerta del corazón es la más importante en estos momentos", ha añadido.
El pasado 8 de julio, el Papa viajó a la isla para rendir homenaje a los que perdieron la vida en las travesías y denunció la "globalización de la indiferencia" ante esas tragedias. Fue el primer viaje de Francisco como Pontífice e hizo un llamamiento para que se despertaran las conciencias y "para que tragedias como las ocurridas no se vuelvan a repetir".
En el Mensaje para la Jornada Mundial del Refugiado, que tendrá lugar el próximo 18 de enero y tiene como lema 'Iglesia sin fronteras, madre de todos', el Papa exigió acciones "más eficaces e incisivas" para frenar "el tráfico vergonzoso y delictivo de seres humanos". Francisco afirmó además que a la globalización del fenómeno migratorio se debe responder con "la globalización de la caridad y de la cooperación para que se humanicen las condiciones de los inmigrantes".