Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament rechaza el plan del Ebro con el apoyo de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP

El Parlament de Cataluña ha rechazado este viernes el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro (PHCE) que el pasado 28 de febrero aprobó el Consejo de Ministros, con el voto de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP, mientras que PP y C's lo han apoyado.
La moción considera que este plan es perjudicial desde un punto de vista medioambiental, pone en peligro el Delta del Ebro al no garantizarse el caudal mínimo del río y los sedimentos necesarios para evitar su salinización, y además vulnera las normativas comunitarias.
La moción la ha promovido ICV-EUiA y según su diputada Hortènsia Grau, es necesario que en Catalunya haya "un acuerdo de país para preservar" el caudal mínimo del río Ebro para garantizar la supervivencia del delta.
"La reducción del caudal incrementará las problemáticas y contradice con la misión de las administraciones públicas de mejorar el estado de conservación de los hábitats naturales", ha opinado el diputado de ERC Lluís Salvadó.
Según el diputado de la CUP Quim Arrufat, el PHCE pone de manifiesto que el Estado sigue actuando a nivel hídrico "con políticas franquistas", mientras que la parlamentaria de CiU Meritxell Roigé ha vuelto a reivindicar la interconexión de la red de aguas catalana con el río Ródano (Francia), ya que en la actualidad no está garantizado el suministro en el caso de una fuerte sequía.
El socialista Jordi Terrades ha pedido a la Generalitat que "participe activamente" en la revisión del PHCE, que deberá aprobarse en el año 2015, y que allí se definan los caudales mínimos que a juicio de los expertos, debe tener el río para garantizar la calidad del agua y la protección efectiva del delta.
Matías Alonso (C's) ha instado a los partidos políticos "a no utilizar el agua como una arma política, por ser un bien primordial" y Rafael Luna (PP) ha asegurado que su partido está dispuesto a debatir sobre caudales.
El diputado popular ha añadido que lo que ha hecho el Gobierno central ha sido continuar con el trabajo que se inició en la etapa del PSOE: "No hemos tocado nada", por lo que ha lamentado la actitud de los socialistas.
LÍNEA 9 Y CUARTO CINTURÓN
Por otra parte, el pleno ha aprobado una moción del PSC por la que la Generalitat se compromete a cerrar las negociaciones que permitan acabar en 2014 el tramo de la L9 del Metro de Barcelona entre Zona Universitària y la T-1 del Aeropuerto del Prat para que esté operativo en 2016, estudiar un plan de financiación para finalizar el tramo de la misma línea entre Maragall y Zona Universitària antes de 2020, y encargar un estudio sobre la conexión entre los dos tranvías de Barcelona --Trambaix y Trambesòs-- en consenso con su Ayuntamiento.
La Generalitat también deberá instar al Gobierno central a desarrollar un nuevo modelo aeroportuario de gestión descentralizada que garantice una participación determinante del ejecutivo catalán en el Aeropuerto del Prat, y le exigirá celeridad en las obras de la estación de la Sagrera para que tanto ésta como la de Sants se conecten con el aeropuerto en 2017.
El Parlament también ha aprobado una moción del PP por la que se impulsará y mejorará la conectividad tanto en transporte público como en privado de los polígonos y zonas industriales para potenciar su competitividad y retomar las negociaciones con el Ministerio de Fomento para consensuar el diseño definitivo del cuarto cinturón (B-40) en la comarca del Vallès Oriental (Barcelona).