Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel contará con 25 millones de euros en la próxima década para su uso y gestión

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel contará con 25 millones de euros para los próximos diez años para su uso y gestión, según ha señalado este jueves el presidente del patronato del Parque, Sebastián García.
Así lo ha indicado en la reunión en la que se ha informado del proyecto del plan rector de uso y gestión (PRUG), el primero de este parque, que es el instrumento de planificación ordinaria donde se establecen las normas, objetivos, líneas de actuación y criterios generales de uso y ordenación del Parque Nacional.
Según ha explicado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la presentación de este plan es el paso previo a ser elevado al Consejo de la Red de Parques Nacionales y, a continuación podrá ser aprobado por Decreto de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Se espera que pueda estar aprobado en el curso de este año.
En la reunión han participado también el director del Organismo Autónomo Parques Nacionales, Basilio Rada, y el director del Parque, Carlos Ruiz de la Hermosa, entre otros.
El proyecto de PRUG de este Parque Nacional ha sido elaborado por la Comisión Mixta de Gestión del Parque, y ha contado con el pertinente proceso de participación pública.
El PRUG consta de cuatro apartados: las normas de uso y gestión del Parque, su zonificación; las actividades a realizar allí en los próximos diez años consecuentes con los objetivos del Parque en materias tales como conservación, uso público, investigación y educación ambiental, y que cuentan con una estimación presupuestaria de 25 millones de euros, de acuerdo con el Patronato. El cuarto apartado es la clasificación de las actividades que se van a hacer en el Parque Nacional subdivididas entre compatibles (y a su vez diferenciando las necesarias para la buena gestión del espacio) y las incompatibles.
Entre las actuaciones que prevé figura la restauración de los valores naturales del parque mediante un programa de actuaciones y un conjunto de medidas para su protección y conservación.
Este proyecto de Plan Rector de Uso y Gestión incide en la recuperación de su funcionamiento hidrológico natural con un apartado específico, así como en la restauración de sus hábitats, en especial los de interés especial comunitario tales como el masegar del Parque Nacional.
ZONA DE RESERVA
Asimismo, declara toda la llanura de inundación Zona de Reserva, la máxima figura de protección que establece el Plan Director, enfocada a su conservación estricta y desarrollo natural.
En relación al uso público, además, el proyecto de PRUG plantea un conjunto de medidas destinadas a fortalecer su papel en la creación de oportunidades de desarrollo socioeconómico en el entorno del Parque Nacional, a través de la oferta de servicios de calidad a los visitantes.