Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez defiende ante los colectivos sanitarios sus propuestas de Gobierno para proteger la sanidad pública

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha trasladado este miércoles a los colectivos sanitarios las propuestas sanitarias que su partido lleva en el 'Programa para un gobierno progresista y reformista', el documento con el que pretende llegar a un acuerdo con las diferentes formaciones políticas que permita su investidura.
A la reunión han asistido representantes de los médicos, enfermeros, farmacéuticos, psicólogos, sindicatos, organizaciones y colectivos de profesionales, sociedades científico-profesionales, plataformas, asociaciones sanitarias y así como de pacientes.
El encuentro ha sido anunciado por el propio Sánchez en su cuenta personal de Twitter, donde ha asegurado que "Proteger nuestra #sanidad pública es proteger nuestro Estado del Bienestar". De hecho, una de las principales medidas que propone es alcanzar un pacto sanitario y restablecer la universalidad del Sistema Nacional de Salud.
Para ello, los socialistas abogan por recuperar la tarjeta sanitaria en los plazos anteriores al Real Decreto Ley 16/2012, aprobado por la exministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato; reforzar la gestión pública del sistema; desarrollar la Ley General de Salud Pública como instrumento "preferente" para incrementar la salud de los ciudadanos; e impulsar una Estrategia de Coordinación de los servicios sociales y sanitarios que permitirá obtener sinergias entre los dos sistemas.
NEGOCIACIÓN "INMEDIATA" DEL PRECIO DE TERAPIAS DE HEPATITIS C
Otras medidas incluidas en el documento, y que han sido presentadas a los representantes sanitarios, pasan por asegurar la interoperabilidad de las diferentes herramientas de la 'e-salud' en todo el sistema sanitario a través de la tarjeta sanitaria común, receta electrónica e historia clínica común; desarrollar una política de eficiencia y ahorro en el gasto farmacéutico que garantice que el copago farmacéutico "no sea una barrera" de acceso, especialmente en el caso de los pensionistas; y aprobar una ley de muerte de digna que permita garantizar los derechos de los ciudadanos a afrontar con "dignidad", y de acuerdo con sus decisiones, el tramo final de la vida.
También, se comprometen a llevar a cabo una negociación "inmediata" sobre el precio de las terapias de hepatitis C, a establecer un sistema de selección pública para medicamentos y productos sanitarios sin patente, a articular un sistema de mono dosis en fármacos de alto consumo; y a abordar un proceso de planificación de necesidades de profesionales y, a su vez, se desarrollen y potencien "nuevos roles" para que los profesionales de la Enfermería puedan asumir "mayores competencias clínicas" de atención a la cronicidad y de gestión para la mejora de la eficiencia del sistema.
Esta reunión ha sido valorada "positivamente" por el presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Tomás Castillo. "Estábamos preocupados por que la sanidad no estuviera en el centro del debate político cuando es una necesidad ciudadana de primer orden", ha reconocido, tras plantear un acuerdo marco para que los pacientes formen parte de las "grandes decisiones" que se tomen en materia sanitaria.