Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un preso de Picassent se gradúa con matrícula de honor en Bachillerato y espera tener nota para entrar en Medicina

Un preso del centro penitenciario de Picassent (Valencia) se ha graduado con matrícula de honor en Bachillerato, la mejor nota de los estudiantes del Centro Especial de Estudios a Distancia de la Comunidad Valenciana (CEED). El joven, que entró en prisión con 18 años, está a la espera de las notas de Selectividad para cursar Medicina.
Este lunes se ha celebrado su acto de graduación en la prisión, al que ha acudido su madre, que vive fuera de España. "Ha sido capaz de dar un giro a su vida y cambiar su destino apostando por la formación", han señalado desde Instituciones Penitenciarias en un comunicado.
El joven ha explicado que si no obtiene la puntuación necesaria para ingresar en la carrera se volverá a presentar al examen de acceso para mejorar la nota.
Durante la graduación, el director de Picassent ha subrayado el mérito del joven y ha dicho que "la exigencia académica es alta y los alumnos no pueden asistir a clases presenciales. Los tutores del CEED se desplazan dos veces por semana hasta la prisión para reforzar la formación y serviles de conexión con el centro docente y los profesores de cada materia.
La ONG Casal de la Pau colabora desde hace tres años en este proceso de aprendizaje con la presencia de voluntarios, en su mayoría profesores jubilados, que semanalmente dan clases a los alumnos y les ayudan en las asignaturas. Martínez también ha destacado el papel que estas personas desempeñan en la tarea formativa, porque trasladan a los alumnos "su entusiasmo y dedicación".
Como ha señalado el director del centro penitenciario, la evolución del joven se ha producido de forma "ejemplar", ya que "es consciente de que está pagando por un delito que reconoce, asume el castigo impuesto y muestra deseos de incorporarse a la sociedad como una persona nueva con estudios universitarios y con la oportunidad de rehacer su vida".