Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podólogos gallegos recomiendan a los costaleros una revisión antes de los pasos

El Colegio de Podólogos de Galicia ha recomendado a los costaleros y fieles que participen en las procesiones de Semana Santa que hagan una revisión previa de sus pies para evitar las lesiones más comunes a la hora de cargar los pasos.
Según ha explicado el colegio profesional, las partes "más castigadas" con esta actividad son la columna vertebral, por el peso que recibe, y los miembros inferiores, por la necesidad de soportar el peso de abajo hacia arriba y por el sincronismo del paso.
Para los especialistas de los pies, las lesiones más comunes tras realizar la penitencia son los dolores en el antepié y en el talón -- llamados metatarsalgia y talalgia--, que son causa principal de la inflamación articular debido al peso soportado. Además, puden aparecer ampollas y roces.
Los podólogos recomiendan que los costaleros se sometan a un "estudio de la marcha" antes de empezar esta tarea, para "descartar patologías previas del aparato locomotor" que podrían verse agravadas con esta actividad, como la escoliosis o la desviación de columna, la hernia de disco y las lesiones meniscales o de tendón de Aquiles.
Asimismo, también desaconsejan hacer penitencia descalzo, por el riesgo de clavarse cualquier cuerpo extraño o de agravar lesiones. Por el contrario, recomiendan el uso de calzado cómodo y flexible, como las zapatillas deportivas con amortiguación, y, si es necesario, apuestan por hacer un vendaje funcional en el tobillo el día anterior a salir con los pasos.
Durante la procesión, y para evitar el cansancio, los podólogos apuntan que no se debe estar mucho tiempo parado y, en todo caso, debe alternarse el peso de pie. Al finalizar el acto procesional, los podólogos ven recomendable introducir los pies en agua fría, lo que provocará un efecto antinflamatorio local".