Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Nacional rescata en Melilla a dos menores encerrados en un coche con síntomas de asfixia

Agentes de la Policía Nacional han liberado este pasado lunes a dos menores de 13 y 14 años de edad que pedían "desesperadamente" auxilio, al encontrarse encerrados y sin poder salir en el interior de un vehículo.
Los hechos, según ha informado este miércoles la Jefatura Superior de Policía de Melilla en una nota de prensa, sucedieron a las 07,45 horas del día 25 en los aparcamientos exteriores del Puerto de Melilla, cuando el propietario del automóvil y padre de los niños, un ciudadano argelino de 47 años de edad residente en Francia, había estacionado el coche con sus hijos dentro mientras él realizaba gestiones en la ventanilla de venta de billetes en el interior de las instalaciones portuarias.
El vehículo sufrió una avería en el cierre centralizado, lo que impidió que los menores pudieran abrir las puertas o las ventanillas. Sus gritos de auxilio alertaron a un ciudadano que pidió ayuda a un indicativo policial del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) que se encontraba patrullando por la zona.
Los agentes acudieron de inmediato y encontraron a los niños "pálidos, muy nerviosos y con síntomas de asfixia". Uno de los agentes rompió el cristal trasero de la puerta trasera derecha, consiguiendo así que entrase aire en el habitáculo. Al hacerlo, sufrió varios cortes en los dedos índice y pulgar de la mano izquierda, por lo que requirió la asistencia del sanitario del Puerto.
Los policías solicitaron una ambulancia para los menores, momento en el que se personó su padre, que manifestó que ignoraba que su vehículo pudiera presentar algún tipo de avería en el cierre centralizado. Pasados unos minutos, los menores se recuperaron sin necesidad de asistencia sanitaria.
La Policía recuerda la obligación de los padres de prestar en todo momento la debida atención a sus hijos menores de edad, debiendo anticiparse a situaciones, por improbables que éstas parezcan, que puedan suponer un riesgo para su seguridad o salud.