Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Nacional desarticula una red de trata de mujeres nigerianas y libera a dos víctimas

La Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la introducción ilegal de mujeres, principalmente nigerianas, en la Unión Europea, y para su posterior explotación sexual, con un resultado de siete detenidos entre Madrid y Lérida y dos víctimas liberadas, una de ellas menor de edad.
Entre los detenidos se encuentran los presuntos cabecillas de la red, que traía a las mujeres con documentación falsificada que ellos mismos les proporcionaban y, ya en los países de destino, las vendían para su explotación sexual, según ha informado la Dirección General de la Policía.
Los responsables de la organización fueron arrestados cuando pretendían introducir en España a una menor de 15 años de edad, acompañada en ese momento por un "controlador" que pretendía iniciarla en el ejercicio de la prostitución antes de entregarla a sus proxenetas.
Las investigaciones comenzaron a principios del año 2012, al sospechar la Policía de varios ciudadanos nigerianos que, al parecer, estarían organizando viajes de mujeres desde su lugar de origen a diferentes países europeos con el fin de introducirlas ilegalmente en la Unión Europea para su posterior explotación sexual.
Las pesquisas permitieron averiguar que las mujeres, siempre acompañadas por miembros de la organización, intentaban entrar en el espacio Schengen con documentación falsa o falsificada, proporcionada por la propia red, haciendo siempre escala en el aeropuerto londinense de Heathrow, desde donde volaban a España o Francia.
12.000 EUROS POR UNA MUJER Y 48 VIAJES ILEGALES
En este punto de la investigación, la policía española solicitó la colaboración de la Agencia Británica de Fronteras (UKBA), cuyos agentes aportaron la información que permitió relacionar los hechos investigados en España con otros detectados en Reino Unido. El cruce de estos datos llevó a la identificación en España de uno de los responsables de la red, quien se habría encargado de gestionar todos los viajes investigados, un total de 48.
A partir de este momento, la investigación se centra en dicho individuo que, al parecer, había contactado con una mujer que regentaba un prostíbulo en España con el fin de captar a una chica para que trabajara en el mismo a cambio de 12.000 euros. Finalmente, dicha operación se frustró tras dos intentos fallidos de entrar al espacio Schengen a través de Italia y Francia.
Además, el estudio de esos 48 viajes permitió conocer que la organización siempre utilizaba los mismos puntos de venta de billetes en Nigeria para hacer el trayecto Lagos-Londres, que el aeropuerto elegido para entrar en Reino Unido era siempre el de Heathrow y que los pasajes de entrada en Schengen se adquirían en nuestro país.
DOS VÍCTIMAS LIBERADAS
En el mes de agosto, además, se detectó la existencia de un vuelo organizado para introducir en España a una víctima procedente de Guinea Bissau. En este caso el primer destino de la mujer sería Portugal, por lo que se dio aviso al Servicio de Extranjeros y Fronteras del país, que organizó un dispositivo de seguimiento en torno a la mujer.
La colaboración policial internacional permitió finalmente la liberación de la víctima cuando ya se encontraba en España. La joven resultó ser menor de edad y había viajado en compañía de un "controlador" de la organización, quien se disponía a iniciarla en el ejercicio de la prostitución antes de entregarla a sus "propietarios" finales. La menor fue puesta a disposición de la Fiscalía de Menores que, una vez le fueron realizadas las pruebas médicas pertinentes, determinó que su edad era de 15 años.
De forma paralela se supo que ese viaje había sido organizado por el grupo investigado y se pudo localizar la vivienda en la que se encontraba retenida, así como las viviendas del resto de implicados. En uno de los domicilios registrados en Lérida, y que era utilizado por la organización como "piso de seguridad", se encontró a otra mujer que estaba siendo custodiada por dos individuos. Ambas mujeres están siendo asistidas ya por ONG's especializadas en la atención a víctimas de este tipo de delitos.
SIETE DETENIDOS Y CINCO REGISTROS
La operación se saldó con la detención de siete personas, una de ellas en Fuenlabrada y el resto en Lérida, y todas ellas de nacionalidad nigeriana, entre las que se encontraba el máximo responsable de la organización.
Se han realizado cinco registros domiciliarios, uno de ellos en Fuenlabrada (Madrid) y otros cuatro en Lérida, fruto de los cuales se intervinieron ocho ordenadores portátiles, siete tabletas electrónicas, once teléfonos móviles de última generación, dinero en efectivo, pasaportes y otra documentación personal aparentemente falsificada, junto a otro material documental que están siendo analizados por expertos policiales en la materia.