Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía desaloja a los 'okupas' del Patio Maravillas

El operativo policial se ha iniciado a primera hora de la mañana. En ese momento, sólo tres personas del colectivo se encontraban dentro del edificio, aunque durante la pasada noche hubo casi una veintena, que hacían guardia en previsión precisamente de que se produjese el desalojo.
Uno de los portavoces de los organizadores, Antonio Garoña, ha explicado que sobre las 9 horas agentes de la Policía aprovecharon la salida de uno de los últimos rezagados, que salía a trabajar, para entrar en el edificio y "de forma pacífica", en menos de una hora, las otras dos personas que quedaban, abandonaron el lugar.
Ahora, están entrando en grupos de cuatro para recoger sus enseres personales. Esta misma tarde el colectivo ha convocado una marcha en la plaza del 2 de mayo para presionar para que no se recalifique el edificio.
Preguntados por su futuro, los jóvenes de este colectivo, formado por más de un centenar de personas que trabajan diariamente por sacar adelante las actividades, han asegurado que "seguirán luchando y que de momento el Ayuntamiento de Madrid", al que han solicitado un nuevo espacio, "sólo ha tenido una receptividad moderada".
El pasado 12 de noviembre el juzgado notificó al Patio Maravillas de que volvía a estar activa la orden de desalojo que ya pesaba sobre el edificio de la calle Acuerdo 8 y que fue bloqueada en febrero por la Audiencia Provincial de Madrid.
Tras recibirla, los 'okupas' se organizaron hace meses para dormir en el edificio. Asimismo, planificaron "diferentes niveles de residencia activa no violenta" para el momento del desalojo. Así, construyeron un 'bunker' situado en una habitación sellada en la que advertían hace tiempo que se encerrarían por dentro varias personas y se encadenarían cuando llegue la Policía. EPF