Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía detiene a 19 personas tras desmantelar una trama de contratos fraudulentos vinculados a empresas ficticias

El administrador y propietario de las empresas ofrecía contratos falsos y altas en la Seguridad Social simuladas por 200 euros al mes
Agentes de la Policía Nacional han detenido a 19 personas como presuntos autores de delitos de fraude a la Seguridad Social, Falsedad documental y Falso Testimonio y ha desmantelado una organización dedicada a vender contratos y altas en la Seguridad Social fraudulentos.
Según ha informado la Policía en un comunicado, se trataba de un entramado empresarial compuesto por dos sociedades mercantiles, afincadas en Murcia y en Orihuela, las cuales funcionaban como un instrumento de simulación de relaciones laborales para la venta de contratos de trabajo y altas en la Seguridad Social con diversos fines defraudatorios.
Tras varias investigaciones, los agentes descubrieron la condición fraudulenta de ambas mercantiles ya que sus domicilios sociales son inexistentes y no realizan ningún tipo de actividad económica a pesar de que tienen facturas fabricadas 'ad hoc' con otras empresas ficticias. En este sentido, las sociedades han incumplido sistemáticamente con la obligación de cotizar y han generado una deuda de más de 171.000 euros.
Asimismo, los agentes han detectado un total de 48 trabajadores que han estado dados de alta en ambas empresas y, en concreto, diez de ellos se han beneficiado de prestaciones por desempleo, y otros dos supuestas trabajadoras de prestaciones por maternidad. Esto ha generado un perjuicio a las arcas de la Seguridad Social de 71.781 euros, según ha señalado la Policía.
DETENIDO EL ADMINISTRADOR y TAMBIÉN PROPIETARIO
Los detenidos son tres españoles, 15 nigerianos y uno de Sierra Leona, con edades comprendidas entre los 25 y los 51 años. Entre ellos está el administrador único y propietario de ambas empresas ficticias --de nacionalidad nigeriana y afincado en España desde hace varios años--.
El propietario, que también ostentaba un cargo religioso de pastor de la comunidad nigeriana, captaba entre sus feligreses a potenciales clientes a los que ofrecía contratos ficticios y altas simuladas en la Seguridad Social a cambio de unos 200 euros por mes de alta.
Además, según señala la Policía en el comunicado, el administrador se encontraba ingresado en prisión por otros hechos, aunque había obtenido beneficios penitenciarios en virtud de una relación laboral con una mercantil. La Policía Nacional acreditó la naturaleza ficticia de dicha empresa y lo puso en inmediato conocimiento de las Autoridades Penitenciarias.
Los agentes han intervenido numerosos contratos de trabajo simulados procedentes de ambas empresas y resguardos bancarios acreditativos de pagos por los contratos fraudulentos así como un pasaporte de Nigeria falsificado. La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Murcia y por la Unidad Central contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Comisaría Provincial de Alicante.